Los gastos de investigación y desarrollo (I+D) de una empresa se refieren a los recursos dedicados a la investigación y planificación de nuevos conocimientos en los aspectos técnicos y científicos.

Los gastos de I+D son todos aquellos relacionados con la investigación científica. Se incluirán en ellos todos los gastos asociados a los proyectos de investigación y desarrollo: gastos de personal, compras de materias primas, transportes, suministros.

Contablemente, los gastos de investigación tendrán la consideración de gastos del ejercicio, mientras que los de desarrollo se amortizan, según las normas internacionales de información financiera (NIIF).

Condiciones para activar los gastos de I+D

El Plan General Contable establece que para que estos gastos puedan contabilizarse deben darse dos requisitos:

  1. Que el coste de los proyectos pueda distribuirse a lo largo del tiempo.
  2. Que el proyecto puede tener una rentabilidad económica y comercial.

Diferencias entre gastos de investigación y gastos de desarrollo

Gastos de investigación: Serán todos aquellos que correspondan a una investigación que pretenda hallar novedades científicas y técnicas.

Gastos de desarrollo: Se refiere a todos los gastos que ocasionará la puesta en práctica de los resultados obtenidos en la fase de investigación. Para ello, será necesario presentar un plan en el que se detallen todos los gastos desde el proceso de producción hasta su comercialización.

Esta clase de gastos, bien sean de desarrollo o de investigación, contablemente, tienen que estar clasificados por proyectos de investigación, de forma que puedan identificarse qué gastos corresponden a cada producto y a cada línea de investigación.

Cabe resaltar que a diferencia de los gastos de investigación, los ocasionados por proyectos de desarrollo sí podrán incluirse en el coste de la Propiedad Industrial cuando se obtenga  la correspondiente patente.

Ejemplo práctico del tratamiento contable de los gastos de I+D

Una empresa lleva a cabo un proyecto de investigación para mejorar su competitividad a nivel industrial. En 2012 y en 2013 el proyecto no arroja resultados positivos, por lo que no parece viable. Sin embargo, en 2014 la investigación comienza a dar sus frutos y demuestra ser efectiva. Los gastos asociados al proyecto son de 4.300 euros.

Corresponderá efectuar el siguiente asiento en 2014:

4.300 Propiedad Industrial a Gastos de I+D 4.300

En 2015 los gastos asociados al proyecto son de 11.000 euros y el director de la empresa decide patentar el proyecto. Se procederá a realizar los siguientes apunte contables:

15.300 Gastos de I+D a  Trabajos realizados para el inmovilizado Intangible 15.300

Por la patente:

15.300  Propiedad Industrial a  Gastos de I+D 15.300