La gestión activa o inversión activa es el proceso de inversión a través del cual el gestor de un fondo de inversión busca y selecciona activos financieros basado en su propio criterio y análisis, con el objetivo de conseguir unas rentabilidades superiores a las del mercado. Es lo opuesto a la gestión pasiva.

Este tipo de gestión requiere de un gestor con gran capacidad de análisis, elevado conocimiento del mercado y experiencia. Su objetivo principal es poder encontrar oportunidades de inversión que puedan generar unos rendimientos superiores a los del mercado. Este proceso de inversión necesita por tanto de una mayor dedicación y tiempo que la gestión pasiva.

Los gestores de los fondos de gestión activa compran y venden activos en función de sus expectativas de mercados, cambiando cuando creen que es conveniente la composición de la cartera. Siempre con el objetivo de maximizar su rentabilidad y/o minimizar sus riesgos. A diferencia de los fondos de gestión pasiva, en los cuales los gestores no cambian las acciones en las que invierten ni tampoco su peso. A menos, eso sí, que el índice de referencia modifique su composición.

Los gestores activos, aunque no traten de replicar a un índice como en la gestión pasiva, sí que utilizan uno para medir su rendimiento e intentar superarlo. Se utiliza tanto para renta variable como para renta fija.

Ventajas de la gestión activa

Estas son las principales ventajas de la gestión activa:

  • Alineación de intereses: Los gestores lucharan por conseguir sistemáticamente mayores rentabilidades que el mercado para satisfacer los intereses de sus inversores. Pueden minimizar las pérdidas en momentos de crack bursátil si la gestión es adecuada.
  • Alto seguimiento: Se produce un elevado control de las inversiones por parte del gestor. Por lo tanto, si surge algún evento inesperado, la capacidad y velocidad de reacción es elevada.

Inconvenientes de la gestión activa

Estas son las principales desventajas de la gestión activa:

  • Comisiones más elevadas: Debido a la gran exigencia que tiene el gestor, las comisiones de este tipo de vehículos de inversión suelen tener unas comisiones más altas que otros tipos de gestión más pasiva.
  • Riesgo de malos resultados: Cabe la posibilidad de que el gestor no consiga rentabilidades superiores a las del mercado. En este caso estaríamos pagando unas comisiones más altas para nada.

Tipos de gestión activa

Aunque existen muchos tipos de gestión activa, las estrategias más conocidas y utilizadas son:

  • Análisis top-down (de arriba a abajo): El criterio de selección de los activos comienza realizando un análisis macroeconómico. Es decir, el gestor considerara qué países o economías pueden crecer más o generar mejores rendimientos. Posteriormente pasara a intentar prever que sectores de esas economías pueden hacerlo mejor. Dentro de estos sectores, los gestores activos elegirán aquellas compañías que piensan que aportaran mayores beneficios al fondo. Este tipo de análisis es el que más se suele llevar a cabo en la práctica.
  • Análisis bottom-up (de abajo hacia arriba): Es justo lo contrario que el caso anterior. Los gestores activos buscaran aquellas compañías las cuales consideren que crecerán más en el mercado, independientemente de los sectores o países, así como en el ciclo económico donde se encuentren.Dado al gran universo de compañías que existe en el mercado, y que son susceptibles de ser analizadas por los gestores, la tarea se incrementa exponencialmente en dificultad. Es por ello que este tipo de análisis se usa menos en la práctica que el Top-Down mencionado anteriormente.

La gestión activa en la práctica

A la hora de invertir en algún fondo de inversión gestionado de manera activa hay que tener en cuenta que cabe la posibilidad de que las rentabilidades obtenidas no sean superiores a las del mercado. Por lo que antes de decidirse a seleccionar un fondo determinado es aconsejable realizar un análisis histórico. Es decir, ver cómo ha actuado el fondo en el pasado y si el gestor ha tenido la capacidad de superar al mercado. Aunque esto no nos asegura que el gestor seguirá superando al mercado en el futuro.