Un hecho contable son todas las transacciones económicas que afectan a la situación económico-financiera de una empresa.

Es toda aquella operación procedente de la actividad de una sociedad que puede cuantificarse y, por tanto, que origina un registro contable. Pueden ser externos, como por ejemplo una compra o un ingreso en el banco, o internos, que serían las amortizaciones o provisiones.

Pueden haber hechos económicos que no sean considerados hechos contables. Una venta a un cliente o un pago a un proveedor son transacciones cuantificables (precio de factura) y derivadas de la actividad de la empresa. Sin embargo, una subida de precios provocados por la inflación de un país es un hecho económico pero no puede atribuirse a una empresa concreta ni cuantificarse con un registro contable.

Tipos de hecho contable

Según su influencia en los diferentes estados financieros, los hechos contables pueden dividirse a grandes rasgos en tres grupos:

  • Permutativos. Son aquellos que afectan directamente al balance de situación sin alterar el patrimonio de la empresa. Por ejemplo, sería un hecho contable permutativo el registro de una adquisición de un terreno ya que provoca una variación entre activos pero no modifica el valor de la empresa:

    Debe                                                                         Haber

    Terrenos (cuenta 210)                 Bancos (cuenta 572)

  • Modificativos. A diferencia de los anteriores, son los hechos contables que afectan al patrimonio de la empresa por su influencia en la cuenta de resultados. En ellos participa un elemento del balance con impacto en el resultado. Un ejemplo de esto podría ser la contabilización de un gasto a un notario y su pago:

    Debe                                                                           Haber

    Gastos notaria (cuenta 623)       Bancos (cuenta 572)

  • Mixtos. Como su propio nombre indica, son aquellos que contienen tanto hechos contables permutativos como modificativos. Suponen un movimiento entre elementos de balance y, además, un impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias. Supongamos una empresa que realiza una venta y cobra al momento la mitad del importe total, quedando pendiente el resto. La contabilización sería la siguiente:

    Debe                                                                              Haber

                                                Clientes (cuenta 430)

    Bancos (cuenta 572)                    Venta (cuenta 70X)