El IBAN (International Bank Account number o Código Internacional de cuenta bancaria) es el número que identifica internacionalmente una cuenta bancaria de un cliente en una entidad financiera, con independencia del lugar y entidad en el que se encuentre.

A cada cuenta bancaria le corresponde un único IBAN, el cual identifica el país, la entidad, la oficina y la cuenta.

Sirve para validar de forma internacional una cuenta bancaria en concreto. El objetivo del IBAN es facilitar el tratamiento automático de pagos y cobros entre países. Al existir un número estandarizado internacionalmente se asegura una correcta transmisión de los datos, reduciendo las posibilidades de errores manuales.

Está formado por un máximo de 34 caracteres alfanuméricos, dependiendo del país. Los dos primeros son de carácter alfabético e identifican al país, por ejemplo, el IBAN de una cuenta registrada en España empieza por “ES”. Los dos siguientes son dígitos de control que permiten verificar su exactitud. Los restantes son los números de la entidad financiera, de la oficina y el número de la cuenta bancaria.