La integración económica es el proceso de eliminación de trabas al comercio entre dos o más países.

El objetivo de la integración económica es formar espacios económicos más amplios en los que se puedan aprovechar las ventajas del comercio internacional, como la creciente especialización o el incremento de la productividad.

Resulta importante destacar que la integración económica no es lo mismo que el libre comercio, ya que solo se eliminan las trabas entre los países que se integran, manteniendo las trabas con terceros países. A pesar de ello, las ventajas y desventajas de la integración económicas son similares a las del libre comercio.

Fases de la integración económica

Según el grado de integración entre los distintos estados se puede hablar de distintas modalidades o fases de integración económica:

  • Acuerdo de comercio preferencial: consiste en una reducción arancelaria a las importaciones procedentes de los países miembros, pero las políticas comerciales con terceros países son fijadas por cada país miembro de manera independiente.
  • Área de libre comercio: los países miembros eliminan totalmente los aranceles. La independencia en la fijación de la política comercial con terceros países se mantiene.
  • Unión aduanera: se trata de un área de libre comercio en la que la política comercial exterior es común.
  • Mercado común: a las características de la unión aduanera se unen el libre tránsito de capitales y mano de obra.
  • Unión económica: son mercados comunes en los que las políticas macroeconómicas y sectoriales se armonizan.
  • Unión monetaria: es una unión económica con una moneda común, por lo que también se armoniza la política monetaria.