A través de la Integración vertical las compañías entran en actividades relacionadas con el ciclo de producción de un producto o servicio.

Al igual que la integración horizontal, se trata de una estrategia de crecimiento dentro de la dirección estratégica de las empresas y es frecuente en todo tipo de mercados. La integración vertical existen siempre en cualquier empresa, aunque es difícil encontrar empresas totalmente sin ningún grado de integración y empresas totalmente integradas verticalmente, es decir, que abarquen cada una de las fases del ciclo completo de producción.

Mediante la apuesta por la integración vertical, la empresa en cuestión abarca mayor número de utilidades. Así, desde una fase inicial en el desarrollo y producción de un producto hasta el abastecimiento de los clientes hay diferentes procesos que pueden ser aprovechados por la misma firma.

La empresa toma la decisión por lo tanto de qué bienes o servicios van a ofrecer y, dentro de los procesos referentes a los mismos, qué partes de la cadena van a hacer por sí mismas y cuáles comprar o contratar fuera. Esta práctica habitualmente suele repercutir en la creación de economías de escala y sinergias entre empresas que funcionan bajo una misma matriz.

Como decisión que es, la empresa deberá valorar si la integración vertical es beneficiosa para sus resultados o si le conviene más externalizar los servicios en cuestión a otras compañías.

Las razones de la integración vertical se resumen en:

  • Mayores economías de alcance: derivadas de un mejor aprovechamiento de los recursos que pueden ser compartidos.
  • Reducción de procesos intermedios: por ejemplo, logística.
  • Reducción de costes de transacción.
  • Obtención de mayores márgenes y con ello de una mejor rentabilidad del negocio.

Un caso especialmente destacado de integración vertical es el ejercido por Apple, que se encarga de gran parte (casi totalidad) de los pasos para ofrecer sus productos. Diseña, produce los componentes electrónicos, los ensambla en sus fábricas, los promociona en sus canales de comunicación y los distribuye en sus propios establecimientos.

Tipos de integración vertical

Es un esquema sencillo que en la realidad se hace algo más complejo pero que es útil a la hora de comprender la naturaleza de la integración vertical. Pueden observarse sus tres clases dependiendo del carácter de las actividades que se hacían en un inicio y cuales se abordan progresivamente:

  • Hacia atrás: Abordando procesos previos a la elaboración del bien (componentes y ensamblaje)
  • Hacia adelante: Si se encarga de procesos posteriores a la elaboración del bien (marketing, distribución y venta)
  • Compensada: Realizando en conjunto los dos casos anteriores.

Existen multitud de ejemplos en la economía en los que la integración vertical es una herramienta de éxito para empresas, como las compañías petrolíferas que extraen, procesan, distribuyen y comercializan gasóleos.

Integración-vertical-de-Apple