La inteligencia emocional está constituida por un conjunto de habilidades que permiten reconocer, apreciar y manejar de manera equilibrada las propias emociones y las de los demás.

El concepto de inteligencia emocional  regula las emociones y  utiliza esta información propia  para crear un comportamiento correcto y adaptado a los objetivos propuestos.

Orígenes de ll concepto de Inteligencia Emocional

Howard Gardner hacía mención de este término en su obra Inteligencias múltiples: la teoría de la práctica (1983).  Hablaba sobre la habilidad para comprenderse a uno mismo, apreciar sus sentimientos, temores y motivaciones.

Posteriormente, Daniel Goleman ha sido considerado “el padre” de la Inteligencia Emocional. Un psicólogo estadounidense que a partir de su libro Inteligencia Emocional en 1995, adquirió una gran notoriedad al hablar y tratar en profundidad este término en sus obras, talleres, trabajos y charlas.

¿Cómo comenzar a trabajar la inteligencia emocional?

  1. No juzgar sentimientos Las emociones dan información sobre lo que ocurre. No se debe luchar contra ellas ya que previenen, informan y alertan. El miedo, el enfado, la tristeza y la alegría son las cuatro emociones básicas que se consideran como fuente de información de uno mismo, no como algo bueno o malo.
  2. Expresa ideas de manera asertiva. La asertividad es una forma de comunicar opiniones, creencias o ideas de manera honesta, respetuosa con la gente y con la propia necesidad del individuo. Este concepto se puede trabajar fomentando la autoconfianza.
  3. Ser empático. Se trata de ponerse en el lugar de otro y sentir lo que está sintiendo. El objetivo es no juzgar los comportamientos de la gente.
  4. Automotivación. Está comprobado que las personas que sacan fuerza de voluntad y motivación incluso en los peores momentos son más inteligentes emocionalmente. El motivo es porque han dado todo de sí mismos y se sienten orgullosos con la recompensa.
  5. Bienestar general. Una persona que quiera aumentar su inteligencia emocional buscará no solo su propio bienestar sino el de los demás ya que comprende la idea de ver felices a todos los que le rodean, no solo a él mismo.

La inteligencia emocional también se ha introducido en el ámbito empresarial. Es utilizada para fomentar las relaciones entre empleados y jefes, así como en la propia atención al cliente donde se ha pasado a tener un lenguaje con el consumidor más cercano, empático y accesible.

¿Cuáles son los beneficios de trabajar la inteligencia emocional?

  • Los empleados se sienten más confiados al sentirse una parte importante de la empresa.
  • Los equipos de trabajo son más coherentes y efectivos.
  • La motivación en los empleados aumenta al tener en cuenta sus ideas y opiniones.
  • Mejora la capacidad de liderazgo y de influencia.