El interés abierto es el volumen de posiciones abiertas en un contrato de futuros o de opciones financieras en un momento determinado del tiempo. A este concepto también se le conoce como Open Interest

Para simplificar la explicación el concepto trataremos solo el mercado de futuros. Sin embargo, todo lo explicado será aplicable al mercado de opciones. El interés abierto se define también como la cantidad de contratos que están obligados a comprar los inversores que han tomado posiciones largas. Y, dado que es un juego de suma cero, a la cantidad de contratos que están obligados a vender al vencimiento los inversores que han tomado posiciones cortas.

Ejemplo de cálculo del interés abierto

Para simplificar la explicación del concepto supondremos que hay dos personas operando en un mercado de futuros. Se realiza una sola operación. Una persona abre una posición larga y la otra toma una posición corta, la contraria. Recordemos que en los mercados de futuros por cada comprador tiene que existir un vendedor. Y al revés, por cada vendedor debe existir un comprador.

De manera que en la cámara de compensación de este mercado de futuros se registra una sola operación. Distinguiendo eso sí, dos partes. Una parte compradora y otra parte vendedora.

El interés abierto, será entonces de un contrato. Y el volumen negociado, será también de un contrato. Existen dos personas, dos posiciones contrarias, pero un solo contrato.

Al cabo de tres días, las personas deciden que quieren cerrar sus operaciones correspondientes. El comprador quiere cerrar su posición larga y el vendedor quiere cerrar su posición corta.

Al final del día, la cámara de compensación registra una operación. Cancela las posiciones de las dos personas. Al cierre el volumen negociado es de un contrato. Sin embargo, el interés abierto es de cero. ¿Por qué? Porque no hay ninguna posición en el mercado.

Interpretación del interés abierto

Según los manuales de inversión, el orden de importancia es tal que: precio, volumen negociado, interés abierto. En este sentido, el interés abierto se utiliza para confirmar el movimiento de un activo. En los mercados financieros no existen reglas fijas. A continuación se exponen algunos ejemplos de interpretación del interés abierto.

  • Tendencia alcista. El volumen negociado y el interés abierto aumentan. La tendencia alcista es fuerte y lo más probable es que continúe.
  • Tendencia alcista. El volumen negociado aumenta y el interés abierto se reduce. Es probable que la tendencia alcista se frene o incluso que el precio se gire a la baja.
  • Tendencia bajista. El volumen negociado y el interés abierto aumentan. La tendencia bajista es fuerte. La presión vendedora está aumentando y lo más probable es que el precio siga descendiendo.
  • Tendencia bajista. El volumen negociado aumenta y el interés abierto se reduce. Es probable que la tendencia bajista se frene e incluso puede que el precio se gire al alza.
  • Tendencia lateral. El volumen negociado y el interés abierto aumentan. En caso de perforación de un soporte o una resistencia aumenta la probabilidad de que la perforación no sea falsa.
  • Tendencia lateral. El volumen negociado y el interés abierto se reducen. En caso de perforación de un soporte o resistencia lo más probable es que la perforación sea falsa.

Al margen de estos ejemplos, cada mercado tiene sus peculiaridades. Por ejemplo, el mercado de futuros sobre materias primas está sujeto a cambios estacionales. Analizar el open interest debe hacerse siempre junto al volumen negociado. El análisis dependerá también de la experiencia del analista. Y de factores externos al volumen y al open interest. Por lo que debemos tener en cuenta que existen muchas interpretaciones distintas. Por último, debemos recordar que siempre hablamos de lo que es probable. Ya que saber cómo se moverá el precio es imposible.