Los Intermediarios financieros son aquellas personas o empresas que ofrecen servicios financieros al inversor sin que éste tenga que contactar con el emisor del instrumento financiero. Su función es la de intermediación entre la gente que ahorra y la gente que necesita financiación, es decir, entre compradores y vendedores. Por tanto, se encargan de colocar el instrumento o servicio financiero emitido por una entidad financiera al inversor o al cliente final cobrando una comisión por el servicio prestado.

Los intermediarios financieros cumplen una función comercial muy importante ya que se encargan de poner en contacto a los oferentes y demandantes (ahorradores) de productos financieros con la finalidad de activar el mercado canalizando el ahorro hacia la inversión y así rentabilizar el capital de los inversores.

Las ventajas más importantes que se puede destacar son las siguientes:

  • Canalizan el ahorro hacia la inversión.
  • Servicio más personalizado con la posibilidad de ofrecer más alternativas al inversor.
  • En muchos casos el servicio del intermediario financiero es imparcial.
  • Servicio más profesional con un mayor seguimiento a la situación del cliente ya que viven de esto.

Autorización para ser intermediario financiero

Pueden ser intermediarios financieros personas físicas o jurídicas que tengan autorización legal para serlo, tendrán que cumplir una serie de requisitos legales como por ejemplo tener una buena solvencia económica y un amplio conocimiento del sector financiero para poder llevar a cabo esta tarea, previo registro en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Por tanto, pueden llegar a ser intermediarios financieros los siguientes:

  • Entidades de crédito (bancos, cajas de ahorro, Cooperativa de crédito, establecimiento financiero de crédito, etc.).
  • Sociedad de cartera.
  • Institución de inversión colectiva (IIC).
  • Compañías de seguros.
  • Fondos de pensiones.
  • Empresas privadas o profesionales que actúan como asesores.
  • Intermediarios financieros independientes.

Existen intermediarios financieros en múltiples situaciones que se dan en los mercados financieros, como por ejemplo:

Es importante resaltar que, en gran parte de los casos, el coste por el servicio prestado es mayor ya que la ganancia se tiene que distribuir entre el intermediario financiero y la entidad emisora o la que tiene en posesión el producto financiero. Existen casos dónde los márgenes de beneficio son muy grandes y permiten a los intermediarios disminuir el coste que se repercute al cliente, por ejemplo, en la rama del sector seguros dónde la competencia es muy grande y los precios tienen que ser competitivos o en las condiciones financieras de un hipoteca.