Un inversor es aquel agente, persona o institución, que renuncia al consumo de parte de su riqueza en el momento actual con el ánimo de obtener una mayor rentabilidad en el futuro.

De otra forma, un inversor sacrifica un mayor bienestar en forma de consumo en la actualidad con la esperanza de que en un futuro pueda obtener mayor rentabilidad y por tanto, mayor bienestar.

Tipos de inversores

El carácter de los inversores es muy variado, y muy cambiante en el tiempo. Un inversor puede ser un particular, con pequeños ahorros, una gran institución financiera, un gobierno o una empresa, que decide apostar a futuro en algún bien o activo concreto.

Podemos distinguir entre inversores según de dónde proceda el dinero entre:

  • Inversor público, si es una administración pública la que comete la inversión con objetivo social.
  • Inversor privado, aquellos que tiene una motivación puramente monetaria en la rentabilidad.

Por otra parte, se puede dividir el perfil del inversor en función de diversas cualidades como el tiempo y su magnitud:

Según el tiempo:

  • Operaciones estables. También conocidos como a largo plazo, que se centran en inversiones duraderas con el ánimo de revalorizar el precio y captar dividendos en el caso de la bolsa, y caracterizado por tener un perfil más conservador
  • Especulativos. Invierten en entornos donde la volatilidad es grande, lo que permite obtener grandes rentabilidades y también grandes pérdidas en muy poco tiempo. Su margen de maniobra es grande, debido a su conocimiento del mercado y poca estabilidad.

Según magnitud:

  • Inversores particulares. Pequeños ahorradores que deciden poner su dinero en productos de rentabilidad media y baja pero con muy poco riesgo, generalmente en renta fija.
  • Inversores institucionales: grandes corporaciones e intermediarios que deciden mover sus recursos con el ánimo de obtener una rentabilidad mayor. Un caso específico son los intermediarios, que ponen en contacto a inversores y receptores de capital, obteniendo una comisión por ello. Es el caso de bancos y gestoras de fondos.