El Impuesto del Valor Añadido (IVA) reducido es un tipo de IVA con un tipo impositivo más bajo que el IVA general.

Es por ello que el IVA reducido, al tener un tipo impositivo menor al IVA general, facilitará el consumo de aquellos productos que sean considerados de primera necesidad.

Al igual que el IVA general es un impuesto indirecto, puesto que grava el consumo de bienes y servicios. También es un impuesto de carácter proporcional, es decir, es el mismo para todas las personas independientemente de su nivel de renta. El IVA reducido supone la aplicación de impositivo que grava determinados tipos de bienes con el objeto de facilitar su consumo.

El IVA es un impuesto indirecto que se divide en distintos tipos. Por un lado se encuentra del tipo general del IVA que se aplicará a los bienes suntuosos y después encontramos el tipo reducido del IVA se aplicará generalmente a bienes de consumo básico. En algunos países además, separan el IVA reducido en dos, IVA reducido normal e IVA superreducido, para distinguir entre bienes de consumo básico y bienes que se quiere fomentar, como libros o transporte público.

Productos y servicios que grava el IVA reducido

El tipo reducido del IVA suele gravar productos y servicios de primera necesidad para los consumidores. Como por ejemplo:

  • Libros, revistas y periódicos.
  • Pan, leche, frutas, verduras, hortalizas, legumbres y quesos.
  • Medicamentos para uso humano y prótesis.
  • Sustancias o productos utilizados habitual e idóneamente para la nutrición humana o animal.
  • Animales, vegetales y demás productos destinados a la obtención de productos para la nutrición humana o animal, incluidos los animales reproductores y los destinados a su engorde antes de ser utilizados en el consumo humano o animal.
  • Bienes  utilizados  en  la  realización  de  actividades  agrícolas,  forestales  o  ganaderas:  semillas, fertilizantes, residuos orgánicos, correctores y enmiendas, herbicidas, plaguicidas, plásticos para cultivos y las bolsas de papel para la protección de las frutas antes de la recolección.
  • Aguas aptas para la alimentación humana o animal o para el riego, incluso en estado sólido.
  • Medicamentos para uso animal.
  • Productos farmacéuticos de uso directo por consumidor final (guatas, gasas, vendas), compresas, tampones, protegeslips, preservativos y otros anticonceptivos no medicinales.
  • Equipos  médicos,  aparatos  y  demás  instrumental  que  por  sus  características  objetivas  estén diseñados para uso personal y exclusivo de personas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales. Se incluyen las gafas graduadas, lentillas y productos para su cuidado.
  • Viviendas, garajes y anexos.
  • Semillas, bulbos, esquejes y otros productos de origen vegetal utilizados en la obtención de flores y plantas vivas.
  • Servicios funerarios.
  • Transportes de viajeros y sus equipajes.
  • Servicios de hostelería (bares, hoteles y restaurantes).
  • Entradas a museos, bibliotecas y galerías de arte.
  • Espectáculos deportivos.

El IVA reducido en el mundo

Tras la última subida del IVA en España, el IVA reducido tiene un tipo impositivo del 10%, mientras que el tipo superreducido es del 4%. En la Unión Europea el tipo del IVA reducido se encuentra en el 10,5%. En ese sentido, se encuentran países de Sudamérica como Argentina, cuyo IVA reducido es del 10,5%. Economías como Brasil tienen unos tipos reducidos del 12%, mientras que Colombia cuenta con un IVA reducido del 10%.

Es importante destacar el caso de Panamá, que no tiene IVA reducido, tiene el tipo general más bajo, que es del 7%.

Ver el listado completo de IVA Reducido por países.