La jubilación anticipada es un régimen legal que permite al trabajador retirarse antes de la edad de jubilación. Esto, al cumplir ciertas condiciones como una cantidad mínima de cotizaciones a la Seguridad Social (o al ente privado correspondiente).

Debe distinguirse la jubilación anticipada del retiro por circunstancias extraordinarias como el de una persona que sufre de invalidez o de una enfermedad terminal.

Igualmente, hay sectores como el minero donde los empleados están expuestos a altos riesgos. Ellos pueden acogerse a otro tipo de jubilación adelantada.

En algunos casos en que el trabajador no cumple con los requisitos para una jubilación anticipada puede acogerse a la prejubilación.

Requisitos de la jubilación anticipada

Entre los requisitos de la jubilación anticipada, se fija una edad mínima. Por ejemplo, en España son cuatro o dos años menos a la edad de jubilación. Esto, dependiendo si el empleado ha sido despedido o si el retiro es voluntario, respectivamente.

Como mencionamos anteriormente, también se exige que la persona cumpla un cierto número de cotizaciones al sistema previsional.

En algunos países, se requiere que el fondo reunido alcance un monto mínimo. Ello, si el empleado tiene una cuenta de cotización individual con la cual se pagará la pensión.

Por ejemplo, en Perú, el fondo previsional debe garantizar una pensión equivalente al 40% o más de la remuneración mensual promedio. Esto, tomando en consideración los ingresos del trabajador de los últimos 120 meses.

Pensión en la jubilación anticipada

Con la jubilación anticipada,  la pensión asignada cae. En España, por ejemplo, la disminución es de máximo 8% por cada año de adelanto. Este porcentaje puede bajar al acreditarse más de 30 años de cotización a la Seguridad Social.

Es decir, si la edad legal de jubilación es de 65 y me retiro a los 63, la pensión fijada puede reducirse hasta 16%. Esto, en relación a la renta que recibiría si espero dos años más.

En todo caso, si el empleado se retira antes de edad legal de jubilación, dejará de recibir ingresos. En consecuencia, muy probablemente no seguirá aportando al sistema previsional y su pensión futura se verá afectada.