La Landing page o página de aterrizaje es aquella a la que se accede a través de links, banners publicitarios, o newsletter, con el objetivo de que el usuario realize una conversión.

Por conversión se entiende la consecución por parte del usuario, de la acción que la empresa desea, y esta puede ir desde la recaudación de información y generación de leads, hasta la venta de un producto o servicio.

¿Cómo se reconoce una Landing Page?

Normalmente, las Landing Page siguen una estructura parecida, que se caracteriza por disponer de los siguientes elementos:

  • Tienen un título destacado que resume bien porqué necesitas el producto o servicio.
  • Utiliza el call to action o llamada a la acción, potente mecanismo para convencer al usuario de que lleve a cabo la acción mediante palabras o frases imperativas.
  • Contienen un formulario con varios campos para conseguir información de los usuarios, que posteriormente será introducida en bases de datos.
  • Suelen aparecer opiniones de otros clientes, empresas o medios de comunicación entre otros que reafirman su posición.
  • No hay elementos que distraigan del objetivo (ya sea vender un producto o conseguir leads).
  • No se suelen encontrar en la página web oficial, sino que están ubicadas en un sitio externo para que permanezcas más rato en ella y no puedas ir atrás.

¿Para qué sirve una Landing Page?

Imaginemos que queremos vender un curso de fotografía, por lo tanto, este sería nuestro objetivo final. Antes necesitaremos dar a conocer el servicio y llegar a aquellos a los que les pueda interesar. Podemos poner publicidad en banners, enviar newsletters, y copiar el link de la landing page en una entrada de nuestro blog, incluso en redes sociales.

Cada uno de los sitios donde lo publicitaremos seguirá una estrategia distinta e irá dirigida a un público distinto. Por eso, podemos dirigir a cada grupo a una Landing Page distina que esté diseñada y personalizada para un segmento concreto, de ese modo, ganará eficacia. Probablemente, los usuarios que sigan las entradas de un blog de fotografía y estén subscritos tendrán más conocimientos que alguien que ve el curso en un anuncio de Facebook, y será también distinto del que se esté comprando una cámara Reflex y vea el banner en la misma tienda online.

De todos estos usuarios recopilaremos información que nos permitirán entre otras cosas, mantener el contacto y dirigirnos a ellos en un futuro.

En conclusión, las landing page son una buena opción como escaparate a la campaña de un producto o servicio concreto, puesto que potencía el interés sobre este a través de focalizarle toda la atención, resaltarlo, y disponer de call to action y formularios que convencen al usuario de realizar el paso.