La liberalización (económica) consiste en el proceso de reducir o eliminar las restricciones o regulaciones previamente impuestas en un mercado.

El objetivo de la liberalización económica es permitir que la libre competencia de los agentes lleve a un equilibrio entre la oferta y demanda en el mercado. En este contexto la intervención del Estado debe ser mínima.

Fundamentos de la liberalización económica

La liberalización se basa en la idea de que el libre mercado y la competencia son capaces de llevar la economía a un equilibrio eficiente, fomentando la productividad y el crecimiento del país.

La intervención regulatoria en cambio, tendría varios fallos entre los que se encuentran:

  • La regulación no está libre de intervención política. Los reguladores pueden ser capturados por grupos de poder (como grandes corporaciones o partidos políticos) que influyen para que la regulación les sea favorable a sus propios intereses y no al bien común.
  • Aun cuando los reguladores tengan buenas intenciones no siempre cuentan con la información necesaria para todas las decisiones regulatorias óptimas.
  • La regulación implica importantes costos de administración, potenciales errores y efectos secundarios.

Actividades para liberalizar la economía

La liberalización económica se expresa en varias actividades, entre las comunes se encuentran:

  • Eliminación o reducción de regulaciones en un mercado. Así por ejemplo: eliminación el control de precios, cuotas de mercado, restricciones al número de empresas, etc.
  • Privatizar las empresas públicas. Esto es, dejar en manos de privados la administración de empresas que antes eran manejadas por el Estado.
  • Reducir o eliminar ayudas que se entregaban a determinados grupos de empresas o personas. Así por ejemplo eliminación de subsidios a los exportadores o la eliminación de ayudas económicas preferenciales a productores nacionales.
  • Reducción o eliminación de impuestos al consumo de ciertos bienes o servicios.

Efectos de la liberalización económica

La liberalización económica ha sido exitosa en varios mercados. Así por ejemplo, la liberalización del sector de telecomunicaciones en varios países europeos y latinoamericanos ha llevado a una reducción significativa de las tarifas, un aumento de la calidad del servicio, mayor innovación y crecimiento del sector.

No obstante lo anterior, cabe mencionar que el proceso de liberalización también puede implicar un ajuste doloroso para aquellas empresas o agentes que se veían beneficiados de la regulación.