El logotipo es un símbolo que se utiliza para representar a una institución, marca, persona o sociedad. Se caracteriza por estar compuesto de imágenes, símbolos y/o letras.

Alrededor del año 1800 empezaron a surgir los primeros logotipos. Se trataban de símbolos y colores muy rudimentarios, pero que pretendían servir de identificador entre los propietarios y captar mayor atención por parte de los incipientes compradores. Posteriormente los logotipos han ido adaptándose a las diferentes épocas, convirtiéndose en una referencia de identificación por parte de las empresas a las que representas.

Funciones del logotipo

El logotipo tiene como objetivo ser la representación gráfica de la compañía a la que representa. Se utiliza para dar a conocer e identificar a la empresa o institución  por un amplio periodo de tiempo, de tal forma que los receptores asocien a esa empresa  los productos o servicios ofrecidos por ella. Si consiguen esto les será más fácil que se quede en la mente del público para facilitar sus ventas.

Las empresas comunican y distinguen sus productos o servicios a través de los logotipos; otorgándole beneficios tanto a los responsables como a los consumidores; al primero le esta dando un valor agregado a sus productos y servicios, mientras que a los segundos les indica calidad o valor.

Características de un logotipo

Para que un logotipo tenga éxito debe ser:

  • Sencillo: un logotipo debe ser fácil de recordar. Es recomendable evitar degradados y utilizar una tipología fácilmente reconocible y un máximo de dos o tres colores.
  • Adaptable: con la llegada de las nuevas tecnologías es importante que un logotipo se adapte a cualquier soporte. Debe adaptarse a cualquier tamaño para después pasarlo al soporte que se precise.
  • Legible: una de las características a tener en cuenta es que pueda leerse sin problemas. La legibilidad es un aspecto fundamental. Cuando se sustituyen letras o se incorporan degradados hay que hacerlo de manera coherente con el logotipo que se ha creado para la marca.
  • Atemporal: esta característica es de suma importancia porque las modas cambian de forma continua. Por lo tanto, tener un logotipo que permanezca en el tiempo y en el recuerdo del público es muy relevante.
  • Original: el logotipo debe ser único y original como la empresa a la que representa. Hay que investigar los logotipos del mercado al que pertenece la empresa para no crearlos similares y marcar la diferencia de estilos con el que se cree.

Ejemplos de logotipos de éxito

  1. Google: cumple todos los parámetros anteriores. Se trata de un logotipo fácilmente reconocible, sencillo y atemporal.
  2. Coca-cola: aunque ha ido evolucionando conserva su esencia y diseño. Ha permanecido prácticamente igual desde su origen en el año 1886.
  3. Carrefour: este logotipo es la unión de una palabra francesa y un símbolo fácilmente reconocible entre los usuarios.

Ventajas de tener un logotipo

  • Es una parte prioritaria en la identidad corporativa de la empresa.
  • Establece las diferencias entre empresas del mismo sector.
  • Permite a los clientes y usuarios familiarizarse con él para retenerlo en su mente.
  • Puede convertirse en una garantía de calidad con el tiempo, si crece la empresa y es reconocida, el logo se posicionará en el mercado sobre sus competidores.