El LTRO son las siglas de Long term refinancing operations que, traducido al castellano, significa Operaciones de Refinanciación a Largo Plazo. Como bien indican sus siglas, el LTRO es un método de financiación en el que los Bancos Centrales prestan dinero al resto de entidades financieras a unos tipos de interés muy bajos.

Se habla de refinanciación a largo plazo porque, en el fondo, el Banco Central está financiando (o refinanciando, si es por segunda o posterior vez) a la entidad financiera correspondiente y esta financiación tendrá que ser devuelta al Banco Central en el largo plazo (es decir, a más de 1 año). Los métodos LTRO fueron muy utilizados por el Banco Central Europeo durante la crisis económico-financiera iniciada en 2008.

Motivación del LTRO. ¿Por qué se crea el programa LTRO?

La financiación que ofrece el programa LTRO es una de las soluciones que tienen los Bancos Centrales ante una situación de recesión económica. Una crisis económica puede provocar  el colapso del sistema financiero de un Estado, si los bancos de ese Estado se encuentran muy sobrepuestos. Si esto ocurre, la banca va a tener muchas dificultades para financiarse en el mercado, ya que le van a exigir unos tipos de interés muy altos (debido a la incertidumbre que produce). Esto puede provocar que los bancos no tengan capacidad para hacer fluir el créditos a los agentes privados (es decir, no pueden conceder préstamos) e, incluso, algunos puedan quebrar.

Para evitar esta situación, los Bancos Centrales, a través de un programa LTRO, prestan dinero a los bancos a un tipo de interés bajo; menor que el que podrían obtener en el mercado. De esta manera, las entidades financieras ya pueden conceder préstamos al resto de agentes privados y evitar el colapso del sistema financiero.

El LTRO no es el único método que tienen los Bancos Centrales para combatir las situaciones de recesiones. Otro programa muy habitual es la compra de deuda pública. La diferencia con el LTRO es que en la compra de deuda pública el Banco Central adquiere deuda del país de forma directa, mientras que en el LTRO presta el dinero a las entidades financieras para que lo redistribuya entre la sociedad.

Críticas al LTRO

Los programas LTRO no han estado exentos de críticas. Como acabamos de comentar, el principal objetivo de este programa es que las entidades financieras concedan préstamos a los agentes privados gracias a la financiación a bajo tipo de interés que les otorga el Banco Central. Sin embargo, lo que se ha criticado es que muchas entidades financieras obtienen esta financiación a bajo tipo de interés, pero luego no concedían préstamos a los agentes privados. De esta forma, se aprovechan de la financiación del Banco Central para obtener dinero barato, sin distribuirlo posteriormente.

Una de las soluciones que se proponen es que el acceso a esta financiación esté supeditado a la concesión posterior de préstamos. Es decir, obligar a una entidad financiera a que, si se financia a través de un programa LTRO y no concede préstamos, devuelva la cantidad obtenida.