El Malthusianismo es una teoría económica y sociológica, desarrollada en el siglo XVIII, que señala que los recursos de la Tierra no serán suficientes para poder alimentar a la creciente población. De esta forma, la única forma de lograr la supervivencia humana es controlar la natalidad.

El malthusianismo fue creado por el clérigo inglés Thomas Robert Malthus, quien en su obra “Ensayo sobre el principio de la población”, alertó de la posible extinción de la raza humana hacia el año 1880, debido a una sobrepoblación que llevaría a una crisis alimentaria.

Principales ideas del Malthusianismo

De acuerdo a los cálculos realizados por Malthus, el crecimiento de la población, sin ningún tipo de control, responde a una progresión geométrica duplicándose cada 25 años (1, 2, 4, 8, 16…). La producción de alimentos en tanto, sólo crecerían en una progresión aritmética  (1, 2, 3, 4, 5…) debido a la existencia de rendimientos decrecientes y a la limitada capacidad productiva de los suelos.

Lo anterior llevaría al colapso de recursos, hambre y escases. En efecto, de acuerdo a las cifras de Malthus, dentro de dos siglos la proporción entre población y alimentos sería de 256 a 9, relación que iría empeorando con el tiempo.

Recomendaciones del Malthusianismo

Para evitar la catástrofe, Malthus hace una serie de recomendaciones encaminadas al control de la población. Las recomendaciones más importantes son:

  • Evitar que los individuos contraigan matrimonio antes de que cuenten con los medios suficientes para poder mantener a su posible descendencia.
  • Eliminar las ayudas del Estado ya que promoverían la pereza y pobreza.
  • Hacer predicciones del crecimiento de la población
  • Promover el celibato honesto.

Crítica al Malthusianismo

Una de las principales críticas al maltusianismo fue su frialdad y desconsideración con los menos favorecidos. Además, se trataba de una teoría muy pesimista que no tomó en consideración la capacidad creativa del hombre. Las personas  han sido capaces de desarrollar nuevas tecnologías que han aumentado la producción de alimentos a niveles insospechados. De hecho, hoy en día uno de los grandes problemas de la humanidad es la pérdida y desperdicio de alimentos en los países desarrollados.