marxismo

El Marxismo es el conjunto de doctrinas derivadas de la obra de Karl Marx, filósofo y periodista alemán, y de su compañero Friedrich Engels, quien le ayudó en muchos de los avances de sus teorías.

El principal argumento en el que se basan los marxistas es que el capitalismo es una estructura económica errónea y que debe ser reemplazada por otra que abolirá el sistema de propiedad burguesa y el libre mercado de bienes y servicios. De acuerdo con Marx, el problema clave del capitalismo es que genera la explotación de los trabajadores.

Así, para la economía marxista, dos defectos ocasionan tal sistema de desigualdad sobre los más débiles. En primer lugar, el excedente de mano de obra: bajo este concepto, la burguesía no se lucra por la venta de su producto a un precio por encima del coste de materiales más la mano de obra, sino más bien al pagarle al trabajador por debajo del valor de su labor.

Esta capacidad de la burguesía para manipular a los trabajadores, les permite devaluar la mano de obra, creando así ganancias para sí misma. Es más, los marxistas ven al capitalismo como el creador de un círculo vicioso que ocasiona que los trabajadores sean explotados cada vez más.

El segundo defecto del capitalismo es su naturaleza intrínseca. Mientras que el Estado puede controlar todos los aspectos del socialismo, desde la producción hasta la distribución, el capitalismo es controlado por el libre mercado; es decir, en un sistema capitalista, las decisiones son tomadas por cada productor y cada consumidor. De hecho, el marxismo acentúa esta diferencia, afirmando que sólo una economía planificada puede descubrir verdaderamente los mejores métodos de producción y distribución.

Además, los marxistas creen que las economías capitalistas se alimentan de las crisis que tienden a estimularlas. Marx creía que esta dependencia de las depresiones económicas podría causar estragos a largo plazo, y por lo tanto, abogaba para que una comunidad planificada reemplazara tal sistema.

La dialéctica como proceso

La teoría de la economía marxista mantiene que el capitalismo eventualmente se autodestruirá, a medida que explota a más y más trabajadores; de esta manera, el proletariado -el conjunto de la mano de obra- actúa como un catalizador para la caída del capitalismo y surgimiento del nuevo sistema socialista. Es lo que se conoce como dialéctica.

En otras palabras, el concepto de la dialéctica ilustra que la caída del capitalismo y el subsiguiente surgimiento del socialismo, y consiguientemente del comunismo, son inevitables. La burguesía (tesis) y el proletariado (antítesis) chocan para crear el socialismo (síntesis), que garantiza el advenimiento del comunismo. Sin embargo, la dialéctica, de ser continuada, también concluye que el comunismo no puede ser la síntesis final ya que siempre sucederá un nuevo surgimiento.

En definitiva, los marxistas afirman que el comunismo -como supuesto estado dialéctico final- proporciona más libertad que otros sistemas económicos y que la redistribución de la riqueza resolverá muchos problemas. Es más, Marx propone el empleo de las instituciones del Estado, como por ejemplo, el uso de los impuestos para financiar la compra y distribución de los medios de producción a los trabajadores que, al paso del tiempo, formará un mercado de competencia perfecta.