La memoria es un estado contable que forma parte de las cuentas anuales de las sociedades. La función de éste estado contable es la de completar, ampliar, comentar y realizar aclaraciones sobre el resto de documentos que se integran en las cuentas anuales.

La memoria se conecta al resto de estados contables (estado de flujos de efectivo, balance, cuenta de resultados y estado de cambios en el patrimonio neto) mediante anotaciones cruzadas entre sí. El objetivo de estas anotaciones es desmenuzar y hacer más entendibles ciertas operaciones realizadas por la sociedad, por tanto, es un documento que ayuda a la mejor comprensión de la situación financiera y patrimonial de la sociedad a todos los interesados en la misma (registradores mercantiles, auditores, inversores, entidades financieras, etc.).

Formulación de la memoria

La memoria se ha de formular en consonancia con el resto de cuentas anuales y teniendo en que cuenta que:

  • Ésta debe recoger la información mínima exigida, pudiendo ser omitida en casos que dicha información no sea de relevancia.
  • Se incluirá cualquier información que sea necesaria para un mayor y mejor conocimiento de la situación de la empresa en el ejercicio al que van referidas.
  • La información cuantitativa contenida en la memoria deberá hacer referencia al ejercicio en el que se han sido elaboradas además de al ejercicio anterior (salvo normal contable en contrario).
  • Lo establecido en la memoria a las empresas del grupo, deberá ser entendido de igual forma como referido a las empresas multigrupo.
  • Las normas de registro y valoración han de ser adaptadas para su presentación de manera sintética y conforme a la exigencia de claridad.

Tipos de memoria

  • La memoria ordinaria: se presenta por las grandes empresas, a las cuales, por su elevada cifra de negocio y su elevado volumen de activos se les exige una mayor información. La información relativa a ésta se agrupa en 25 notas, a las que los demás estados contables harán referencia indicando el número concreto de la memoria en la columna habilitada para tal efecto.
  • La memoria abreviada: se presenta por las pequeñas y medianas empresas, a las cuales no se les exige un volumen de información tan elevado como a las grandes empresas. La diferencia principal de ésta con la memoria ordinaria es que en la memoria abreviada no se incluye el cuadro de financiación. La información relativa a ésta se agrupa en 21 notas y se presenta de la misma forma que en la memoria ordinaria.