Un mercado de opciones es aquel donde se negocian derivados financieros, donde dos o más agentes se comprometen a comprar y vender respectivamente una cantidad de un activo subyacente, a un precio y a una fecha determinada.

En la negociación de opciones, cada una de las partes tiene un papel que se apoya en la contrapartida, de tal forma que el adquiriente de la opción, compra un derecho (nunca se obliga a ejercerlo) sobre el activo en una fecha determinada entre las partes y a un precio de ejercicio o strike, que es el precio al que la parte vendedora tendrá que vender el activo independientemente de la cotización o valor del mismo en ese momento, y a su vez el comprador puede ejercer el derecho (o dejar pasar la oportunidad) a comprar ese activo al precio que se determinó en el pasado en el contrato. Estos contratos o productos financieros pueden existir para todo tipo de activos, desde materias primas hasta índices bursátiles, valores de fondos públicos y mobiliarios, utilizándose como elemento de cobertura y de inversión en la mayoría de los casos.

En el caso de las opciones, aparece la prima de la opción, que es el precio o consideración que el comprador paga al vendedor a cambio de tener derecho a la compra del activo subyacente durante un tiempo pactado. La prima es el dinero por el que el comprador adquiere el derecho (pero no la obligación) de comprar un activo, mientras que el vendedor cobra la prima cambio de estar sujeto a los intereses de ejecución por parte del adquiriente.

El sistema de funcionamiento de las opciones es sencillo. Existen las llamadas opciones call (opciones de compra) y opciones put (de venta). Dependiendo de la situación de cada agente y la decisión que tome, podemos encontrarnos con las siguientes circunstancias:

  • Compra de opción de compra: da derecho al comprador a adquirir un determinado activo a un precio de ejercicio durante o antes del vencimiento a cambio del pago de una prima. Tiene pérdidas limitadas y ganancias ilimitadas.
  • Venta de opción de compra: obliga al vendedor a vender un determinado bien al precio pactado antes del vencimiento a un precio fijado. Tiene pérdidas ilimitadas y ganancias limitadas (prima).
  • Compra de opción de venta: da al comprador el derecho a vender el activo subyacente al precio fijado previamente antes o en el vencimiento. Tiene pérdidas limitadas a la prima y ganancias ilimitadas.
  • Venta de opción de venta: el vendedor está obligado a comprar un determinado activo al precio convenido. Tiene ganancias limitadas (prima) y pérdidas ilimitadas.