Un Mercado Libre es aquel en donde los precios de los bienes y servicios se determinan por la interacción de los oferentes y demandantes sin la intervención del gobierno o cualquier otro agente externo.

En un mercado libre, no existe ninguna limitación con respecto al precio al que se puede vender ni tampoco la cantidad a producir. Las empresas o vendedores son libres de vender lo que quieran y los consumidores de escoger a quien le comprarán. El precio de equilibrio será el resultante de la intersección de la oferta y demanda.

Características del mercado libre

Las características esenciales son:

  • No existe intervención del gobierno en la forma de: regulaciones, precios máximos o mínimos, cuotas, etc.
  • Oferentes y los demandantes interactúan libremente
  • Los oferentes pueden elegir que, cuánto y a qué precio vender
  • Los consumidores pueden elegir, considerando la información que tienen disponible y sus preferencias personales, que, cuanto y a quien le comprarán

¿Cuándo el mercado libre es eficiente?

El mercado libre resultará en una asignación de recursos eficiente cuando exista competencia perfecta. Esto es, cuando exista un alto número de vendedores y compradores de modo que ninguno de ellos puede afectar el precio del mercado. Además, no deben existir barreras significativas a la entrada o salida de modo que se asegure la libre competencia.

No obstante, el mercado libre no será eficiente en las siguientes situaciones:

Ventajas y desventajas del mercado libre

El mercado libre es el mecanismo más eficiente para asignar recursos cuando existe un mercado competitivo. El precio y la cantidad resultantes serán los apropiados para satisfacer las necesidades de los consumidores y los recursos se aprovecharán de la mejor manera posible.

Además, nos permite evitar los costes que implica la intervención del gobierno que incluyen errores, corrupción, falta de información, inercia, etc.

No obstante, tenemos que asumir que el mercado libre no tiene en consideración cuestiones distributivas, por lo que pueden existir grandes desigualdades entre los ingresos de las personas y su calidad de vida. Además, el mercado libre puede fallar cuando no se dan las condiciones para que exista competencia en el mercado.