Los métodos de amortización contable son diferentes sistemas regulados que pueden aplicar las empresas para reflejar contablemente la depreciación que sufren los activos por su uso.

Igual que para la amortización financiera de un préstamo, para amortizar contablemente un activo existen diferentes formas que vamos a resumir a continuación.

Métodos para amortizar contablemente un activo

Los principales métodos de amortización contable son los siguientes:

  • Método de amortización contable lineal o constante: También conocido como método de cuotas fijas. Este tipo de amortización se caracteriza por basarse en cuotas de amortización constantes. El gasto registrado anualmente por amortización es todos los años el mismo y se reparte en función de los años de vida útil asignadas al activo.
  • Método de amortización contable de número de dígitosLlamado así porque para el cálculo del gasto anual se deberá utilizar la “suma de dígitos”. Esto consiste en sumar cada año de vida útil entre sí. Por ejemplo, si un inmovilizado se amortiza en 5 años la suma de dígitos será: 1+2+3+4+5 = 15. Para este método se pueden utilizar dos tipos de amortización:
    • Amortización creciente: la depreciación del bien será menor en los primeros años e irá incrementando con el paso del tiempo.
    • Amortización decreciente: la depreciación del bien será mayor al inicio de su vida útil e irá disminuyendo. Es utilizada en activos que sufren un deterioro muy rápido para evitar el riesgo de obsolescencia.
  • Método de amortización contable por unidad producida: Esta forma de amortizar los bienes se basa en la actividad del equipo. Se realiza una estimación de las unidades que producirá en total durante su vida útil y de la producción anual. De esta forma, cada año se contabilizará un gasto por amortización diferente que irá corregido por la actividad estimada.
  • Método de amortización contable de porcentaje constante sobre bases decrecientes: Consiste en calcular un porcentaje de amortización anual considerando el valor residual y el valor inicial. Este porcentaje se aplicará cada año sobre el valor contable del bien (valor inicial menos amortización acumulada) por lo que se generará una base amortizable cada año inferior (base decreciente). De este modo, el gasto por amortización irá disminuyendo.

Aunque estos son los métodos de amortización contable más conocidos y todos ellos son válidos, cabe destacar que generalmente el más utilizado es el método de amortización contable lineal por su poca complejidad y por adecuarse a la mayoría de activos utilizados generalmente.