Definimos el microentorno externo como los actores ajenos a la empresa, y a la vez, cercanos. No son controlables, puesto que todas ellas tienen responsables que toman sus propias decisiones, pero de la misma manera en que ellos van a influir en la propia organización, la organización va a influir sobre ellos.

Para situar el microentorno externo en nuestra mente, recordaremos que el entorno del marketing está formado por dos dimensiones que son, el macroentorno y el microentorno, y este, a la vez se divide en microentorno interno y externo.

¿Por qué estudiar el microentorno externo?

Conocer la situación del microentorno externo nos permite crear estrategias y relaciones beneficiosas para mejorar el intercambio comercial con el cliente final.

Actores del microentorno externo

  • Proveedores: son los encargados de proporcionar a la empresa la materia prima
  • Competidores: las empresas que satisfacen las mismas necesidades que nuestra empresa nos obligan a seguir unas estrategias que hay que actualizar constantemente.
  • Clientes: constituyen la punta del iceberg del microentorno externo, y la empresa deberá adecuar su oferta teniendo en cuenta el mercado al cual pertenecen:
    • Mercados de consumo
    • Mercados industrial
    • Mercados distribuidores
    • Mercados gubernamentales
    • Mercados internacionales
  • Intermediarios: su tarea es hacer llegar el producto al consumidor final, ya sea mediante su distribución, promoción y publicitación.
  • Stakeholders o grupos de interés: es frecuente que la empresa tenga la necesidad de acudir a ellos para poder llevar a cabo su objetivo final. Ejemplos de stakeholders son las empresas de financiación, los medios de comunicación.