El monopolio comercial es una situación en donde sólo una empresa controla todo el comercio con otro país o área geográfica.

Uno de los ejemplos más conocidos es el monopolio comercial que España impuso a sus colonias en América. En este contexto, los habitantes de américa sólo podían comerciar con barcos españoles autorizados, cualquier otra transacción con otro país u organización estaba prohibida.

Ventajas y desventajas del monopolio comercial

Las ventajas sólo corresponden a una mayor recaudación de parte de los dueños del monopolio mientras que los comerciantes independientes y también los consumidores son los perjudicados por la falta de competencia.

Características del monopolio comercial español

El monopolio comercial se garantizaba a través de tres mecanismos:

  1. Control oficial: una organización que se llamó “La Casa de la Contratación” se encargaba de defender el monopolio y controlar los asuntos comerciales con América.
  2. Colaboración privada: la Casa de Contratación contó con la colaboración de un gremio de comerciantes a los que se les dio el privilegio exclusivo de comerciar con América.
  3. Único puerto: se centralizó el comercio en un único puerto, el de Sevilla. Esta centralización facilitaba el control del tráfico y el pago de impuestos.
  4. Navegación protegida: para evitar robos y accidentes se obligó a que la navegación fuera en convoy, con escolta militar y rutas fijas.

A pesar de lo anterior, el contrabando hacía difícil mantener el monopolio.