Una multa óptima, desde el punto de vista de la Economía, es aquella que permite minimizar los costos sociales de las infracciones dejando de lado consideraciones morales (venganza, condena social, etc.).

Uno de los precursores de la teoría de multa óptima es Gary Becker, quien en su artículo “Crime and Punishment: An Economic Approach”, desarrolla la idea de que las personas deciden si cometen o no una infracción comparando el valor esperado de cometer el ilícito con el valor esperado de cumplir con las normas.

De esta forma, si el valor esperado de cometer el ilícito, que depende de la probabilidad de detección y de las posibles sanciones que se enfrenten, es mayor que el valor esperado de no infringir la ley, entonces las personas cometerán la infracción.

¿Cómo reducir las infracciones a través de la multa óptima?

La sociedad busca disminuir el número de infracciones cometidas porque estas generan daños o perjuicios a otros. Los medios utilizados son un incremento en la probabilidad de detección y/o una mayor sanción. No obstante, estas actividades generan costos por lo que no será óptimo aumentarlas al máximo (es posible que el gasto supere las ganancias sociales).

Existe entonces un monto óptimo de recursos que deben destinarse a la detección y sanción dejando ciertas infracciones libres. Dicho monto óptimo deberá minimizar la pérdida social causada por las infracciones (el que incluye los costos de persecución y sanción).

Cálculo de la multa óptima

La fórmula utilizada para calcular la multa óptima social engloba el daño total causado a la sociedad, la probabilidad de detección y los costos de imponer la multa:

Multa óptima S = [(Daño Infracción)(1/(P detección))]+costos de imponer la sanción

Dónde:

Multa óptima S=Multa óptima Social

Daño Infracción= Daño total causado a los sociedad

P detección= Probabilidad de detección

Cabe notar que el resultado de la aplicación esta fórmula llevará a que aquellas infracciones en las cuales el beneficio obtenido por el infractor supera al daño causado no sean disuadidas y continúen ejecutándose.