En el ámbito del marketing se define a la necesidad como aquellas aspiraciones por parte del consumidores en términos de bienes o servicios. Es decir, como aquellos puntos a satisfacer por parte de las empresas mediante el ofrecimiento de sus productos en el mercado. 

Los mecanismos propios del marketing se centran en el análisis de la necesidad de los consumidores de modo que se haga posible y más accesible el traslado de sus mensajes hacia individuos o grupos de personas que demandan en el mercado diferentes cosas en especial.

La necesidad es, por este motivo, el eje principal del desarrollo de los estudios de marketing, ya que el primer paso a la hora elaborar cualquier tipo de campaña es conocer qué necesidades deben las compañías satisfacer en sus potenciales clientes, tras haberlos localizado en el mercado y evaluando sus gustos o preferencias.

Las empresas enfocan la creación de sus mensajes publicitarios a la búsqueda de la satisfacción de las necesidades de los segmentos de mercado en los que trabajan más habitualmente, o bien para crear nuevos productos que atraigan a otros clientes que cuenten con diferentes necesidades y de este modo ampliando sus negocios.

Tipos de necesidades en marketing

  • Objetivas, aquellas que son comunes a toda persona y engloban al consumo de productos de alimentación básica, higiene o incluso la necesidad de suministro energético para la vida cotidiana.
  • Subjetivas, más influenciadas por los gustos personales, las modas y tendencias. En este campo encontraríamos bienes como ropa, artículos de lujo, cosméticos…

En este sentido, a menudo las firmas identifican la aparición de necesidades con la posibilidad de creación de negocio y nuevos nichos de mercado.

Existen multitud de estudios económicos sobre la necesidad, entre los que destaca especialmente el concepto de Pirámide de Maslow, que jerarquiza por medio de una pirámide las necesidades del ser humano.

Ejemplos de necesidad en el mercado

Un ejemplo interesante de cómo las empresas identifican y buscar satisfacer necesidades es la creación de sistemas de música transportables. Las empresas del sector descubrieron que había una oportunidad de mercado en aquellas personas que realizaban ejercicio físico y deseaban hacerlo escuchando música, lo que llevó a la invención del walk man, por ejemplo.

Otro ejemplo es la adaptación de las nuevas tecnologías de comunicación y el desarrollo de la telefonía móvil al mercado de los automóviles. En la actualidad cada marca ofrece coches con casi total integración del móvil en su sistema para satisfacer las necesidades de los conductores que desean extender su experiencia de usuario al momento de la conducción (manos libres, bluetooth, sistemas de navegación, etc.)