neuromarketing

El neuromarketing es una disciplina del marketing que analiza los procesos cerebrales, apoyándose en la
neurociencia,
para conocer las motivaciones de las personas a la hora de tomar decisiones y así aprovechar esa información para promover la compra de un determinado producto.

El término neuromarketing es una rama que está evolucionando dentro del marketing. Desde un principio ha sufrido muchas críticas por considerar que se trataba de una forma de manipular las emociones de la gente. Sin embargo, el objetivo del neuromarketing no es manipular a la mente, sino interpretar los deseos de la gente, para saber cómo reacciona el cerebro humano a determinados estímulos.

¿Cómo funciona el neuromarketing?

Antes de que el neuromarketing llegara a nuestros oídos, las marcas convencían a los clientes con mensajes atrayentes, es decir, daban una razón por la cual comprar su marca en lugar que la de la competencia.

Sin embargo, ahora el modo por el que se llega a los clientes va más allá. El neuromarketing junta la investigación tradicional con la neurociencia. Mediante diversas técnicas, como pueden ser encefalografías, resonancias magnéticas, seguimientos oculares, o la medición del ritmo cardíaco, se llega a obtener una respuesta fiable acerca de lo que un anuncio le transmite a un consumidor, si es lo suficientemente atractivo para su cerebro, es decir, si le crea estímulos. Todo esto ayuda a comprender el funcionamiento del cerebro humano a la hora de comprar, y de esta forma puede ser utilizado para crear los anuncios de una forma u otra.

Todo proceso de marketing está ligado a un proceso de investigación, cuando un producto sale al mercado ha pasado por muchos estudios. La forma en la que se vende un producto está estudiada al detalle (color, formato, precio, lugar de venta, etc…). La estética de los envases no es casualidad, los medios de comunicación en los que se realizan las campañas tampoco. Son muchos los detalles que se cuidan para llegar a un objetivo final, VENDER.

¿Cómo puede llegar a influirnos el neuromarketing?

El campo de actuación del neuromarketing va más allá de elegir los colores que tiene que tener un envase para resultar atractivo para un cliente. Se trata de despertar estímulos en el consumidor. ¿Cuántas veces hemos ido al cine y el simple hecho de oler a palomitas recién hechas nos ha incitado a comprarlas? En los últimos años hemos descubierto que muchas tiendas de ropa han decidido perfumar sus locales con un olor característico que las identifique. De esta forma, el consumidor sabrá sólo por el olor que una de las tiendas de esa famosa cadena está cerca, y el estímulo le hará acercarse a ella, para acabar comprando alguna prenda.

El hecho de que se estudie el cerebro humano desata la polémica: Algunas opiniones lo consideran manipulación, mientras que otras lo ven como la técnica más fiable para dar respuesta a la necesidad de los clientes.

Tendrá que pasar tiempo para ver si esta disciplina consigue hacerse un hueco entre las técnicas de investigación tradicionales del marketing, superando impedimentos como los valores éticos, o el elevado coste de investigación que requiere.