El Nikkei 225 es el índice bursátil más influyente del mercado japonés, al tiempo que un indicador de referencia de la economía de Japón.

Está compuesto por 225 valores correspondientes a las empresas más grandes y de mayor liquidez que cotizan en la Bolsa de Tokio (escogidos de entre los 450 títulos más líquidos del Primer Mercado). Esta lista es revisada de forma anual observando la liquidez y el balance interno de cada entidad, entre otros. Si se aplica algún cambio, lo habitual es que se haga efectivo en el mes de octubre, aunque en situaciones extraordinarias es posible contemplar otras fechas. Históricamente, el sector de mayor peso es el industrial y actualmente se repite ese patrón (con un total de 66 empresas cotizadas), seguido del de consumo cíclico (50) y el financiero (24).

El Nikkei nace después de la Segunda Guerra Mundial, tomando como referencia el cierre de la Bolsa de Tokio del 16 de mayo de 1949, por esa razón existen datos desde el 1914. A partir de 1971, el periódico económico Nihon Keizai Shinbun sería el encargado de calcularlo (a las siglas de este diario debemos su actual nombre).

Su cálculo se realiza mediante ponderación de precios (ver índice bursátil), y no por capitalización como la mayoría de índices mundiales.

La rentabilidad de este índice es el objetivo a batir por los gestores japoneses y los inversores enfocados a la bolsa de Japón. El Nikkei además, sirve como punto de referencia para los inversores europeos, puesto que a la hora de cierre del mercado japonés son las 7 de la mañana en Europa (CET), lo que les permite conocer de forma previa a la apertura de las bolsas europeas, como han reaccionado los mercados japoneses a las últimas noticias financieras.

Si hubiéramos invertido en el Nikkei 100 yenes en el 1950 ahora tendríamos más de 20.000¥. Este índice japonés tuvo un período muy largo de bonanza, desde principios de los cincuenta hasta finales de los años 80, que como podemos ver en el gráfico, fueron el comienzo de una fase bajista en la cual el índice bursátil nipón lleva inmersa más de 20 años. Siendo esta tremenda fase bajista provocada por la fuerte deflación y el estancamiento económico sufrido en Japón durante todos estos años.

Dado que no se puede invertir directamente en el índice Nikkei podríamos invertir en él a través de derivados financieros, como por ejemplo los ETFs.

Nikkei-225