Se conoce por operación blanca a aquella en la que el accionista acude a una ampliación de capital ejercitando solo una parte de sus derechos y vendiendo el resto para obtener el capital necesario para adquirir las acciones deseadas.

Los accionistas de las empresas por lo general tienen derechos de suscripción preferente ante las ampliaciones de capital. Los inversores pueden optar por varias vías en esas ampliaciones. Estos pueden vender sus derechos obteniendo así un pago por estos o pueden ejercitarlos parar suscribir nuevas acciones. La operación blanca sería una combinación de ambos, dado que por una parte ejercita parte de los derechos para adquirir acciones y por otro vende los derechos restantes en el mercado para obtener capital el capital restante necesario para adquirir las acciones. Por lo tanto en una operación blanca el inversor acude a la ampliación de capital a adquirir un número determinado de acciones sin realizar ningún desembolso monetario.

Cálculo de operación blanca

Para calcular el número de derechos necesarios que el inversor tendría que vender para realizar una operación blanca utilizamos la siguiente formula:

X    = Número de derechos a vender

O   = Número de derechos antiguos que posee el accionista

P    = Precio de emisión en la ampliación

n    = Número de acciones antiguas entre número de acciones nuevas (proporción en que se realiza la ampliación)

v    = Valor de cada derecho

Ejemplo de operación blanca

Supongamos que el folleto remitido a la SEC de la empresa Amplia Capital dice lo siguiente:

El precio de suscripción es de 2$ por acción. Esto es la suma de 1$ que vale cada acción más 1$ por prima de emisión. El canje será de 2 acciones nuevas por cada acción antigua. Cada acción tiene un derecho de suscripción preferente y el derecho tiene un precio de 0,1$.
Imaginemos que el inversor tiene 1.000 derechos de suscripción preferente.

Si sustituimos en la formula tendríamos lo siguiente:

Si el inversor vendiera 975,61 derechos obtendría 97,561$ que destinaría para financiar la compra. Con los derechos restantes el inversor podría obtener 48 acciones (24,39*2/1) aplicando un redondeo a la baja. El coste de adquirir esas acciones sería de 96 (48 acciones a 2 dólares cada una) y podría ser financiado por la venta de los derechos de suscripción calculados con anterioridad.

De esta manera el inversor podría suscribir parte de la ampliación sin tener que realizar desembolso alguno.