Las operaciones de financiación a más largo plazo son operaciones de mercado abierto y son complementarias a las operaciones principales de financiación.

En general, con estas operaciones el Eurosistema no pretende enviar señales al mercado y, por lo tanto, actúa normalmente como aceptante de tipos de interés. Por este motivo, estas operaciones se ejecutan mediante subastas a tipo de interés variable en las que el volumen de adjudicación se anuncia previamente. El Consejo de Gobierno anuncia con antelación el volumen a adjudicar en las próximas subastas y solamente satisface parte de las necesidades totales de liquidez del sistema bancario mediante estas operaciones.

Es por tanto, una operación de mercado abierto regular, realizada por el Eurosistema en forma de operación temporal y llevada a cabo mediante subastas estándar.

Principales funciones de las operaciones de financiación a más largo plazo

  • Inyectar liquidez.
  • Proporcionar a las entidades una financiación adicional pero durante un plazo de tiempo mayor -mensual- (que las operaciones principales de financiación), concretamente con un vencimiento a tres meses.
  • Evitar que toda la liquidez del mercado monetario tenga que renovarse cada dos semanas y facilitar a las entidades de contrapartida el acceso a dicha financiación.

Las principales características operativas de estas operaciones son:

  • Son operaciones de inyección de liquidez.
  • Se ejecutan regularmente cada mes.
  • Normalmente tienen un vencimiento de tres meses.
  • Los Bancos Centrales Nacionales las ejecutan de forma descentralizada.
  • Se ejecutan mediante subastas estándar.
  • Pueden acceder todas las entidades de contrapartida que cumplan los criterios generales de selección, sin restricción, mediante la presentación de pujas en las subastas.
  • Para asegurar estas operaciones se pueden utilizar todo tipo de activos de garantía sin restricciones (colateral).

En inglés: Longer-term refinancing operations (TLTROs)