Una orden limitada es un tipo de orden que se lanza a bolsa por parte del inversor en la que se fija un precio máximo al que se desea comprar o un precio mínimo al que se desea vender, estableciendo para ello, una fecha de vencimiento de la orden que, generalmente, suele ser de un máximo de 90 días.

Si el mercado no llega a barrer ese precio o precios inferiores si realizamos una compra o en caso contrario si realizamos una venta durante esos 90 días, la orden se cancelaría automáticamente.

Este tipo de orden es más conservadora que la orden a mercado, ya que en está garantizamos un precio máximo de compra en caso de adquirir posiciones largas o un precio mínimo al que se desea vender a través de la introducción de posiciones cortas con productos derivados. Al introducir esta orden, puede que no se ejecute por la totalidad de los títulos ya que el mercado barrerá aquellos en los que hay contrapartida.

Ejemplos ordenes limitadas

  1. Suponemos un inversor que quiere comprar 1.000 acciones de X compañía con poca liquidez con un precio limitado de 4 euros con un fecha de vencimiento de 90 días que podremos cambiar según vayamos viendo la evolución del mercado. Veamos la siguiente tabla:

Ejemplo 1

En este ejemplo, podemos observar cómo a la hora de introducir una orden de compra limitada de 1.000 títulos a un precio de 4 euros, la orden se vincula con las ventas a diferentes precios:

  • 200 títulos a un precio de 4 euros.
  • 200 títulos a un precio de 3,99 euros.
  • 300 títulos a un precio de 3,98 euros

Finalmente, en esta sesión se cruzan un total de 700 títulos de los 1.000 títulos que habíamos introducido. Por tanto, quedan pendientes de ejecución 300 títulos pendientes de ejecución hasta que finalice el plazo de vencimiento de nuestra orden, que es de 90 días. Cabe recalcar que la mayoría de los bróker o intermediarios financieros, no suelen cobrar comisión alguna por la modificación de la órdenes en precio, número de títulos y plazo de vencimiento. En este ejemplo en concreto, nuestro bróker nos va a cargar comisión por tres operaciones y el coste va a ser mayor.

2.  Suponemos un inversor que quiere comprar 1.000 acciones de X compañía con mucha liquidez con un precio limitado de 4 euros con un fecha de vencimiento de 90 días que podremos cambiar según vayamos viendo la evolución del mercado. Veamos la siguiente tabla:

Ejemplo 2

En este caso, la ejecución es muy correcta dado que se compran la totalidad de los títulos en un único tramo y al precio marcado. Por tanto, el bróker nos cargará una única comisión, además de las cánones de la bolsa, corretajes, custodia de los títulos y otros eventos financieros inherentes a cualquier valor como ampliaciones de capital, splits, contra splits o el abono de dividendos.