Una Organización no gubernamental (ONG) es una organización privada que, basándose en sus reglas constitutivas, aunque tengan beneficios no pueden distribuirlos a las personas que controlan la organización, y por tanto, han de destinarse bien a la realización de sus objetivos, bien a la ayuda de personas que no tengan ningún control sobre la ONG.

Tenemos que tener en cuenta, que a pesar de que el termino “no gubernamental” ,por el significado de sus siglas abarcaría a todas aquellas organizaciones que no están dentro del gobierno, el concepto se utiliza para referirse a las que, además de no formar parte de las instituciones gubernamentales, no tienen ánimo de lucro. Por tanto, una empresa (que es independiente de los gobiernos), no entraría dentro de este concepto, ya que es una organización que sí que tiene ánimo de lucro.

Tipos de ONG

Existen diferentes tipos de ONGs, ya que se pueden dedicar a una amplia gama de actividades. Basándonos en las actividades que realizan podemos hacer la siguiente distinción:

  • ONG de Desarrollo (ONGD): Su objetivo es la realización de actividades relacionadas con los principios y objetivos de la cooperación internacional para el desarrollo. Un ejemplo de este tipo de ONG es Oxfam intermon, la cual lleva a cabo programas de desarrollo en diferentes países del mundo.
  • ONG de Acción Social: Sus iniciativas  van encaminadas a aspectos relacionados con servicios sociales: La ONCE, cuyo objetivo es la inclusión Social de las personas con  discapacidad, entraría dentro de esta clase.
  • ONG de Derechos Humanos (y Paz): Las acciones están enfocadas a la defensa de los Derechos Humanos y/o a la denuncia de vulneraciones cometidas. Amnistia internacional o Save the Children son ejemplos de esta clase de ONG.
  • ONG de Medioambiente: Llevan a cabo el desarrollo de actividades de sensibilización a favor del medioambiente y el desarrollo sostenible. Greenpeace es un buen ejemplo.

¿Cómo se financian las ONG?

Sin financiación, las ONG no podrían llevar a cabo sus iniciativas, pero éstas pueden decidir de donde quieren que proceda.

En este aspecto, las principales fuentes de financiación de estas organizaciones son las cuotas de afiliación que pagan los socios, la venta de productos propios, las organizaciones de eventos para recaudar dinero y las donaciones de  empresas y de instituciones gubernamentales.

Aunque lo más normal es que haya un “mix” en la procedencia de las fuentes de financiación de las ONGs, algunas de ellas han decidido financiarse a través de fuentes que solo provengan del sector privado, y de esta manera, asegurarse el mantenimiento de su independencia respecto a los poderes públicos. Es el caso, por ejemplo de Greenpeace. Otras dependen únicamente de subvenciones de instituciones gubernamentales, bien internacionales o bien nacionales (o ambas).