El Paraíso fiscal, es aquel país en el que un individuo o una empresa pagan pocos impuestos en cierta actividad económica. De hecho, es común que en estos países convivan regímenes impositivos distintos, diferenciando a personas o entidades locales y a foráneos que suelen disfrutar de mayores ventajas fiscales.

La existencia de paraísos fiscales se debe a que el régimen tributario existente en estos lugares está hecho de modo que pueda favorecer a los no residentes. Esto hace que gran número de personas o compañías tomen la decisión de establecer allí su domicilio fiscal legalmente. En ocasiones, ni siquiera viven en estos sitios pese a haber hecho estos trámites.

Este fenómeno es relativamente reciente, ya que si bien no se originó hasta los años 60, su consolidación internacional no fue vivida hasta los 80.

Los regímenes tributarios de un paraíso fiscal se basan a groso modo en una generosa exención parcial (en ocasiones total) del pago de tributos. Esto hace que grandes fortunas o empresas se establezcan en estos paraísos buscando el ahorro resultado del pago de menos impuestos. Pero la ganancia es bilateral, ya que este tipo de países realizan estas prácticas con el objetivo de fortalecer sus economías atrayendo dinero extranjero.

Además, existen otras ventajas derivadas de la existencia de estos paraísos fiscales. La mayoría de ellas procede de la gran opacidad que existe en estos países, ya que no existe transparencia en el intercambio de información. Los propios países incentivan la falta de normativa legal que evite esta opacidad y la consecuente falta de transparencia. Esta falta de control conlleva a conductas delictivas en forma de malas prácticas financieras en la mayoría de los casos.

Las islas Caimán, las islas Bahamas, Mónaco o San Marino son algunos países conocidos por actuar como paraíso fiscal. Todos ellos tienen en común su pequeño tamaño en número de kilómetros cuadrados, sus bajos tipos impositivos y el gran volumen de negocio existente habitualmente en ellos. Prueba de ello es que un número altísimo de compañías escoja estos lugares como centro de operaciones en busca de mayores beneficios y aumentar su competitividad.

Los paraísos fiscales cuentan también con leyes que favorecen la amplia libertad en términos de cambios de moneda gracias a un sistema financiero bastante desarrollado y eficiente. Esto lleva a que sus bancos sean totalmente opacos y estén a pleno funcionamiento en parte gracias a la impunidad legal que les protege de legislaciones extranjeras.

En la siguiente imagen proporcionada por www.expansion.com podemos situar  en el mapa mundial los paraísos fiscales para el año 2015:

Sin-título5