Pasivo bancario es todo aquello que es exigible para una entidad financiera. Los pasivos bancarios figurarán en el pasivo del balance de un banco.

Los bancos buscan diferentes formas para obtener dinero. Los fondos de terceras personas que obtengan para financiarse recibirán el nombre de pasivos bancarios. Al tratarse de pasivos, serán obligaciones. Un claro ejemplo de los pasivos bancarios son las cuentas corrientes, pues es dinero que deben devolver a los clientes.

Características de los pasivos bancarios

  1. Son imprescindibles en la actividad de las entidades financieras.
  2. La entidad debe pagar una retribución (intereses) al ahorrador.
  3. Se recogen en un documento privado.
  4. Tienen carácter mercantil.
  5. Se reflejan en la contabilidad. Aparecen pasivo del balance de los bancos.
  6. Están garantizados por una entidad financiera y por un Fondo de Garantía de Depósitos.

Clases de pasivos bancarios

  • Cuentas corrientes: Es un contrato de depósito con disponibilidad inmediata. La entidad financiera debe devolcer las sumas al cliente y le ofrecerá una serie de servicios asociados a la cuenta.
  • Cuenta de ahorro: Es muy similar a la cuenta corriente. Es un depósito que tiene disponibilidad inmediata en el que se emplea una libreta de ahorro. A diferencia de la cuenta corriente no admiten descubiertos en cuenta. Tampoco se puede disponer de la cuenta presentando cheques y pagarés.
  • Cuenta ahorro vivienda: Es un tipo de cuenta de ahorro. Su finalidad es ahorrar dinero para la compra de una primera vivienda o rehabilitaciones en el hogar.
  • Imposiciones a plazo fijo: Son depósitos que se efectúan en una entidad financiera con un vencimiento determinado. El dinero no se puede retirar hasta que se alcance la fecha de vencimiento. En ocasiones se permite la retirada de fondos a cambio de pagar de una penalización. Generan unos intereses superiores a los de las cuentas corrientes y las cuentas de ahorro.
  • Títulos hipotecarios: Son títulos a largo plazo de renta fija emitidos por los bancos que están garantizados con préstamos y créditos hipotecarios.
  • Pagarés bancarios: Títulos a corto plazo de renta fija que emiten las entidades financieras.
  • Participaciones preferentes: Son emitidas por los bancos, no llegan a ser acciones porque no tienen derechos políticos. Solo habrá retribución para el cliente cuando la entidad tenga beneficios.
  • Obligaciones y bonos: Títulos de renta fija a largo plazo emitidos por los bancos. El cliente prestará una cantidad al banco y a cambio, irá recibiendo periódicamente unos intereses. Una vez finalice el plazo del título, el banco, devolverá la cantidad que le ha prestado el cliente.