El peso cubano convertible (CUC) es una de las monedas que tiene Cuba para transacciones con el exterior y de extranjeros en territorio nacional.

¿Por qué existen dos monedas en Cuba?

Con la consecución de un sistema monetario de dos monedas, se pone de manifiesto la debilidad de la economía y nula competencia del país con el exterior, así como la obtención de divisa extranjera con la que poder operar en la compra de materias primas en el exterior.
Puesto que el peso cubano tiene un pobre valor con respecto al dólar o al euro, la llegada de demanda exterior podría acarrear una gran inflación con la que desabastecer aún más la economía del país y además la única forma de obtener divisas del exterior es creando y equiparando una moneda fuerte con una moneda fuerte (dólar o euro, con las que si pueden ser convertibles).

peso-cubano-convertibleEstos sistemas bimonetarios se utilizan en países con crisis financieras, moneda de muy bajo valor (no puede competir) y que suele ser sustituida por los propios usuarios por una más fuerte que le genere más posibilidades de adquirir productos, por lo que de facto se produce un engaño al mercado y una desventaja a los ciudadanos nacionales cuyo gobierno funciona a modo de banco central con descuentos importantes.

Historia de la introducción del Peso Cubano Convertible

Con la caída del bloque soviético, Cuba sufrió una enorme crisis económica y estancamiento hasta la actualidad. Una de las normas de la economía socialista planificada es la no convertibilidad de la moneda de cada país, de tal forma que no existen los tipos de cambio, la cotización, libre flotabilidad y conversión. Suele tener un valor entorno al 90% del valor del dólar, de tal forma que el 10% restante es el “beneficio” obtenido por el gobierno a la reserva y venta de esta moneda.  En este sentido, puesto que el valor real de la moneda oficial (peso cubano) es muy baja, el gobierno cubano decidió crear una moneda que permitiera, a la vez de realizar transacciones con el resto de países, canalizar los recursos obtenidos del exterior, fundamentalmente mediante remesas del turismo, de tal forma que para las actividades con los nacionales del país se utiliza su moneda mientras que con los extranjeros llegados a Cuba así como las compras al exterior, se utiliza el peso cubano convertible.