La población activa es una magnitud económica que define el número de personas en edad de trabajar de un territorio que cuentan con un puesto de trabajo remunerado o que aspiran a acceder a alguno, contando ambas condiciones en registros oficiales de empleo.

Por tanto, los individuos pertenecientes a la población activa de un lugar se encuentran englobados dentro de lo que se conoce como mercado de trabajo. Esto sucede bien por encontrarse como población ocupada o bien por tener más de 16 años (en la mayoría de países) y encontrarse de manera demostrable en busca de un empleo.

Alternativamente, a partir de los 67 años se establece la edad de jubilación como límite superior. Las personas jubiladas tampoco entrarían en el cálculo del total de población activa.

Diferencia entre población activa y población en edad de trabajar

No se debe confundir población activa con población en edad de trabajar. Si bien es cierto que todos los integrantes de la población activa cuentan con una edad para poder legalmente realizar una actividad profesional. La definición de población activa excluye a aquellas personas que desarrollen una actividad profesional sin obtener una contraprestación económica o un salario.

En este sentido, no se encuentran dentro de la población activa los estudiantes o las amas de casa, debido a que conceptualmente no se encuentran en búsqueda de un puesto de trabajo remunerado y, por lo tanto, en vías de acceder al mercado laboral. Por ejemplo, un estudiante de 19 años si está estudiando y no tiene intención de trabajar no se considera parte de la población activa, pero si es parte de la población en edad de trabajar.

Tasa de actividad

La tasa de actividad es un medidor es útil a la hora de conocer la fuerza en términos de trabajo de un territorio, el crecimiento económico o el nivel de productividad del mismo.

Tasa de actividad = Población Activa / Población Total

Es habitual, y evidentemente recomendable, para un país que su volumen de población activa sea el mayor dentro de la totalidad de su población, pues al desarrollar sus actividades profesionales mueven la producción agregada de un país y por consiguiente su economía.

Por este motivo suele emplearse este dato como uno de los indicadores principales de la salud económica y el bienestar de una nación. A partir de él los estados se basan para diseña y aplicar sus políticas económicas.