Las prácticas restrictivas de la competencia son aquellas que limitan o impiden la libre competencia entre los agentes de un mercado.

Las prácticas restrictivas de la competencia son muy dañinas para el desarrollo económico de un país ya que eliminan a empresas eficientes, reducen la innovación y explotan a los consumidores. En la gran mayoría de los países del mundo, los gobiernos cuentan con normas de defensa de la libre competencia que identifican y sancionan cualquier práctica que busque limitar la competencia de manera injustificada.

En la gran mayoría de los países, la Agencia de Competencia es el organismo que se ocupa de investigar y perseguir a las empresas que llevan a cabo conductas que pueden limitar la competencia. Generalmente, las empresas son investigadas y es necesario que la agencia presente evidencia acerca de la infracción. Las empresas por su parte, pueden presentar contra evidencia que les permita defenderse de la acusación.

Prácticas anticompetitivas en España

En el caso de España, la Ley 15/2007 define cuáles son las prácticas que se consideran restrictivas de la competencia y que por tanto se encuentran prohibidas. A continuación describimos las principales prácticas anticompetitivas que establece la Ley:

  • Conductas colusorias: se prohíbe todo acuerdo o práctica concertada entre competidores que tenga como objetivo limitar la competencia. Así por ejemplo se prohíbe que los competidores fijen precios en conjunto, limiten la cantidad producida, se repartan el mercado o los clientes, etc.
  • Abuso de posición dominante: queda prohibido que las empresas que gozan de posición de dominio abusen de esta. Así por ejemplo, se prohíbe la negativa injustificada de venta, la imposición de condiciones contractuales injustificadas o la limitación de la producción, entre otras.
  • Falseamiento de la competencia por actos desleales: se prohíbe llevar a cabo conductas de competencia desleal. Existe una normativa específica para estas conductas.

Cabe mencionar también que la ley faculta a las autoridades de competencia a investigar y prohibir operaciones de fusiones o adquisiciones que podrían poner en riesgo la libre competencia en el mercado.

La Agencia de competencia de España es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Exenciones

La ley de competencia española considera la posibilidad de que en algunos casos, conductas que son restrictivas a la competencia queden exentas. Así por ejemplo cuando la conducta resulte de la aplicación de una Ley.