En contabilidad, el precio de adquisición constituye la valoración que se realiza de una compra o una adquisición.

Es el valor por el que se registra contablemente dicha compra. Por tanto, es fundamental conocer como se calcula el precio de adquisición para realizar una valoración correcta de la adquisición.

Antes de continuar, es importante diferenciar entre precio de venta y precio de adquisición: el precio de venta es el precio desde el punto de vista del vendedor; mientras que el precio de adquisición es el precio desde el punto de vista del comprador. Como veremos en el ejemplo de último apartado, estos precios no tienen por qué coincidir.

¿Cómo se calcula el precio de adquisición? Elementos que se incluyen

La valoración del precio de adquisición incluye una serie de elementos. El principal es el precio de venta del objeto que se adquiere, es decir, el valor por el que vendedor vende la mercancía. Sin embargo, para determinar el precio de adquisición hay que incluir una serie de elementos, directamente relacionados con la operación:

  • Descuentos por la adquisición. En ocasiones, el vendedor realiza una serie de descuentos sobre el precio de venta. Estos descuentos disminuyen el valor de adquisición para el comprador.
  • Gastos de transporte. Si el transporte de la mercancía lo paga el comprador, hay que incluirlo dentro del precio de adquisición.
  • Impuestos y otros tributos, salvo el Impuesto Sobre el Valor Añadido (IVA). En el precio de adquisición se incluyen todos los impuestos u otros tributos (por ejemplo, impuestos especiales, pagos en aduanas, etc.) con excepción del IVA, que se contabiliza de forma independiente.
  • Cualquier otro gasto directamente relacionada con la compra, siempre que sea asumido por el comprador. Como norma general, se incluye cualquier gasto sin el cual la operación no hubiera podido realizarse. Por ejemplo, los seguros, gastos por comisiones, etc.

Por tanto, se puede comprobar que el precio de adquisición es el coste efectivo de la operación de compra. No se limita únicamente a la contraprestación directa del objeto de la compra, sino que se incluyen, como acabamos de explicar, todos los elementos indirectos indispensables para que la compra se realice.

Ejemplo de precio de adquisición

A continuación se puede ver un ejemplo número para calcular el precio de adquisición. Imaginemos que un empresario adquiere unas mercancías por un precio de venta de 100 unidades monetarias, con un descuento en factura de 5. Además de este precio de venta, el empresario ha tenido que pagar 10 unidades monetarias por el transporte, 21 unidades monetarias en concepto de IVA y 6 unidades monetarias en concepto de impuesto especial.

Según hemos explicado anteriormente, en el precio de adquisición se ha de incluir el precio de venta, los descuentos aplicados por el vendedor, el gasto de transporte y el del impuesto especial (ya que los paga el empresario). No se incluye el IVA, ya que se contabiliza de manera independiente.

Por tanto el precio de adquisición que hay que registrar en contabilidad es de 111 unidades monetarias (95 – 5 + 10 + 6 = 111). Los 95 corresponden al precio de venta, los 5 del descuento, los 10 del transporte y los 6 del impuesto especial.