La preferencia por la liquidez es una expresión recurrente en el estudio de la economía, especialmente importante en la teoría keynesiana y que supone que las personas consideran mejor tener sus ahorros en forma líquida, es decir, como dinero.

Este concepto, muy recurrente en macroeconomía, supone la existencia de una destacada tendencia en el comportamiento humano y racional mediante la cual los individuos prefieren contar con sus activos de forma accesible y líquida frente a otras posibilidades. En su origen, la definición de preferencia por la liquidez fue acuñada por Keynes a la hora de explicar el concepto de Demanda monetaria y su modo de actuación.

Esta teoría apunta a que existe una relación directa entre las tasas o tipos de interés y las preferencias de las personas en términos de liquidez, debido a que tanto mantener el dinero de manera efectiva como no hacerlo conllevan unos determinados costes para estas. En otras palabras, el ahorro de dinero puede traducirse en ganancias financieras.

Para Keynes era tres los motivos por los cuales los individuos que componen la demanda monetaria optan por la liquidez y el dinero: transacciones, precaución y especulación.

Razones para la preferencia por la liquidez

  1. Transacciones. Tener el dinero en efectivo en lugar de depositarlo en una entidad bancaria facilita las operaciones o transacciones básicas y cotidianas. Si este se conserva invertido en bonos, letras del tesoro o demás activos financieros, no puede emplearse en dichos gastos diarios.
  2. Precaución. Las personas cuentan con gastos imprevistos de diversos tipos y esto les lleva a contar con dinero en mano al preocuparse por su situación y seguridad.
  3. Especulación. Mediante la conservación en mano de dinero es posible acceder a operaciones u oportunidades de inversión y especulación con las cuales obtener beneficios. En este aspecto jugarán un importante papel los intereses existentes en los mercados, ya que a mayor interés mayor coste supondrá mantener el dinero en efectivo.

Según señala la teoría macroeconómica, a raíz de los comportamientos de cada individuo y la influencia de estas variables se configurarán la demanda agregada y al mismo tiempo la cantidad de dinero líquido total.