Un préstamo corporativo, conocido también por préstamo bancario, préstamo senior asegurado y préstamo apalancado, es un instrumento de deuda emitido por una empresa cuyo rating se sitúa por debajo del grado de inversión.

Este tipo de deuda es utilizada por muchos inversores institucionales como una forma de mejorar la rentabilidad riesgo de sus carteras, optimizándolas. Podemos generalizar, diciendo que prácticamente se negocian entre empresas, bancos y fondos de inversión en un mercado no organizado, es decir, es un mercado OTC (over the counter).

Características de los préstamos corporativos

Las cuatro características principales que reúnen este tipo de deuda son las siguientes:

  1. Están referenciados a un tipo de interés flotante, es decir, que fluctúa según las condiciones de mercado. Dicho tipo de interés suele ser el EURIBOR o el LIBOR, más un margen que corresponde con el riesgo de crédito de la empresa que lo emite. Cuanto mayor riesgo de crédito, más margen pagará la empresa al inversor.
  2. En el orden de prelación si la empresa quiebra, estos préstamos están en el escalón más arriba, son deuda senior asegurada. Por lo tanto si la empresa quiebra, cobrarán antes que la deuda senior no asegurada, la deuda subordinada, deuda híbrida y las acciones.
  3. Como comentábamos, es considerado deuda senior asegurada. Este aseguramiento se corresponde con los activos de la empresa emisora.
  4.  Suelen llevar asociados covenants. Estos covenants describen acciones específicas que la compañía deberá hacer durante la vida del préstamo, como aspectos relacionados con el apalancamiento de la misma, generación de flujos de caja, dividendos, etc.

En resumen, tienen un tipo de interés flotante, un orden de prelación elevado (tasa de recuperación alta), están asegurados, tienen opción callable (incorporan una opción Call, pueden ser rescatados), baja liquidez, volatilidad moderada y liquidación semanal.

Mientras que la inversión en bonos high yield, tienen un tipo de interés fijo, un orden de prelación bajo (tasa de recuperación baja), no están asegurados, no tienen opción callable, liquidez media, volatilidad media y liquidación diaria.

Uso común en los mercados financieros

Estos préstamos son emitidos en gran medida bajo tres circunstancias:

  • En operaciones de fusiones y adquisiciones de empresas, especialmente en operaciones de fusiones y adquisiciones apalancadas (en inglés Leverage buyouts -LBO-). Estas LBOs suelen darse con el respaldo de empresas capital riesgo (private equity en inglés), que financian la operación con una gran cantidad de deuda en forma de préstamos apalancados, deuda mezzanine o bonos de alto rendimiento (en ingles high yield).
  • En el caso de las recapitalizaciones, cuando se quiere reforzar los fondos propios (capital) es una empresa, estos préstamos corporativos respaldan las recapitalizaciones repercutiendo en el balance de una compañía en el mix de deuda/acciones. Se puede dar el caso que la empresa emita deuda para pagar dividendos o recomprar acciones.
  • Su uso también es comun para financiar ciertas actividades de la empresa. Por ejemplo, actividades de financiación de proyectos (en inglés proyect finance), refinanciar deuda u otras actividades.