Un préstamo sindicado consiste en una financiación por parte de un grupo de prestamistas (bancos, cajas de ahorro u otros) de una gran cantidad de dinero a tipo de interés variable.

El proceso de estructuración de un préstamo sindicado es llevado a cabo por este grupo de entidades financieras en el mercado de capitales, donde todo se canaliza a través de una agrupación llamada en inglés Loan Market Association (LMA), con el fin de llevar a cabo un control y estandarización de las modalidades y procedimientos de sindicación, tanto en el mercado primario como secundario.

Por parte del prestarario, una de las mayores ventajas que tiene este tipo de préstamos es que se pueden solicitar importes muy elevados, de millones de euros. Por su parte, las entidades bancarias limitan sus riesgos y se aseguran una rentabilidad a largo plazo adecuada.

Existen diferentes tipos de préstamo sindicado:

  • Préstamo sindicado tradicional: el clásico préstamo donde intervienen varias entidades financieras.
  • Préstamo bilateral: donde únicamente hay una sola entidad bancaria.
  • Club deal: este tipo de modalidad se lleva a cabo mediante una sola fase, cumpliendo todas las condiciones de préstamo sindicado tradicional.
  • Préstamo estructurado: son utilizados normalmente para disminuir el tipo de interés o el coste pagado por el prestatario (el que pide el préstamo) y tienen un caracter a largo plazo. Por lo tanto, se suelen incorporar opciones financieras (como la venta de una opción call o una opción put) para que al ingresar esa prima se diminuya el coste de financiación, siempre renunciando a ciertos aspectos que intervienen en la capacidad de amortización anticipada por parte del prestarario, establecimiento de limites mínimos o máximos, etc.
  • Préstamo puente: este tipo de préstamos son utilizados transitoriamente por condiciones del mercado que así lo requieran, siendo en la mayoría de los casos a corto plazo, como puede ser la necesidad de financiación para la adquisición de otra empresa donde la confidencialidad es necesaria. En la relación contractual suelen determinar el modo de pago por parte del prestatario, siendo común utilizar emisiones de bonos, un préstamo sindicado estándar, ventas de activos, etc.

Además, conviene diferenciar entre el concepto de préstamo y línea de crédito. El préstamo por su parte se compromete y se hace efectiva la financiación en un periodo de disposición inicial no existiendo la posibilidad de reutilizar la parte no dispuesta con posterioridd al fin del periodo. Por otro lado, la línea de crédito se materializa en un contrato por el cual el cliente (prestatario) puede disponer de financiación cuando lo desee dentro del periodo contractual, siempre y cuando no exceda el total especificado.