Una prorrata es la cuota o parte proporcional al que un miembro de una colectividad tiene derecho u obligación en base a su participación en la misma.

En términos generales, una prorrata se corresponde con la parte alícuota a la que un miembro de un grupo, sociedad o patrimonio tiene derecho al ser miembro de la misma en el caso del reparto de activos, o  a la obligación que conlleva en el caso de tener saldo acreedor aquel ente del que forme parte.

Prorrata proviene del latín “pro rata parte” que significa literalmente “de acuerdo a la parte calculada”, es decir, hace referencia a la proporción en la que cada persona u organización tiene derecho en base a su aporte o a partes iguales en el caso de determinarse que cada sujeto es la misma cantidad. Prorrata es al mismo tiene un sinónimo de alícuota, es decir, de proporcionalidad en cuanto a la tenencia de un activo o la obligación en el caso de ser un pasivo. Así pues, cada parte del capital de una sociedad sería la prorrata del reparto de los beneficios, bienes o deudas de dicha sociedad.

Un caso concreto: La prorrata salarial

Existe un buen ejemplo en el ámbito sociolaboral donde la prorrata se pone de manifiesto, como es por ejemplo las pagas extraordinarias o la inexistencia y prorrateo de éstas. 

En este caso, se puede mantener este sistema en el cual el salario bruto anual se divide en determinadas pagas, o se pueden prorratear, es decir, repartir la suma total de las pagas extras en el resto del año, de tal forma que tan sólo se reciban 12 pagas mensuales, derivado de tener la paga mensual normal y la parte proporcional a ese mes de la cuantía de las pagas extras.