La publicidad directa es un método publicitario ideado para el emplazamiento rápido de un mensaje o contenido publicitario, en gran medida apelando de forma explícita a la respuesta del consumidor potencial.

Dirigiéndose a medios directos y personalizados, las marcas son capaces en un corto periodo de tiempo y asumiendo bajo nivel de costes de llevar sus mensajes a un amplio espectro de público.

Durante muchos años la publicidad más básica ha empleado las prácticas de la publicidad directa como base de la mayoría de las campañas publicitarias. Con la aparición de las nuevas tecnologías el panorama ha cambiado, obligando a las compañías anunciantes a adaptarse a los nuevos medios y, con ello, trasladar sus comunicaciones al entorno digital.

Ejemplos de prácticas de publicidad directa

Esta modalidad de marketing cuenta con gran número de posibilidades:

  • Buzoneo postal, depositando en los espacios de los receptores contenido publicitario.
  • Reparto de material publicitario físico, como folletos, flyers, posters…
  • Empleo de cupones y descuentos
  • Emailing, especialmente destacado en los últimos años con la aparición de las nuevas tecnologías y el acceso al correo electrónico desde nuevos dispositivos.
  • Telemarketing o cibermarketing

Ventajas de la publicidad directa

La publicidad directa se caracteriza por una serie de elementos positivos:

  • Supone bajo nivel de costes o inversión en campañas publicitarias.
  • Cualquier empresa puede recurrir a su empleo, ya que al ser fácilmente diseñada y puesta en marcha está al alcance de pymes o grandes empresas.
  • Pese a ser económicas, buscan la originalidad y el mayor impacto posible
  • Se trata en la mayoría de los casos de planes publicitarios muy controlables y medibles, lo que hace muy accesible conocer el grado de éxito que conllevan.

Desventajas y puntos en contra de la publicidad directa

Pese a su histórica relevancia, este tipo de prácticas también ha contado con detractores:

  • A menudo este modelo es considerado como invasivo y molesto para los receptores
  • Los mensajes transmitidos y el posicionamiento de una marca o empresa pueden tener poco efecto al encontrarse en una multitud de mensajes y un gran volumen de información actualmente.
  • A menudo debe enfrentarse a estrictas legislaciones que complican su puesta en marcha, ya que se trata de técnicas de marketing que apelan directamente a individuos. Por ejemplo muchas son etiquetadas como spam o información invasiva.