Un rectángulo bursátil es una figura de análisis técnico de tipo chartista con forma de rectángulo.

En otras palabras, son movimientos laterales que forman una figura similar a un rectángulo dispuesto de forma horizontal. La parte de arriba del rectángulo está limitada por una resistencia. Mientras, la parte de abajo está limitada por un soporte. Con lo cual un rectángulo está acotado entre un soporte y una resistencia.

Los rectángulos pueden verse en muchas fases de una tendencia bursátil. Dependiendo del lugar en el que se encuentren estarán dando una información u otra. Ya que, si bien es cierto, que su forma y aspecto no cambia, probablemente si cambien sus implicaciones.

Representación gráfica del rectángulo bursátil

Un ejemplo de rectángulo sería el siguiente:

rectángulo bursátil

 

Tipos de rectángulo bursátil

Existen, principalmente, dos formas de clasificar un rectángulo. La primera es atendiendo a sus dimensiones (pequeños, medianos y grandes) y la segunda, mucho más importante, según la fase de tendencia en la que se encuentran (en el inicio, a la mitad o al final). Dado que la primera no es demasiado relevante en el análisis, nos centraremos en la segunda.

Aparte de la fase de tendencia en la que se encuentran, también podemos diferenciar los rectángulos por su tamaño. Un rectángulo formado durante meses indicará que los movimientos esperados serán más grandes que un rectángulo formado en unos pocos días.

Dicho lo anterior, tendremos tres tipos de rectángulos:

  • Rectángulo de suelo

El rectángulo de suelo se da al inicio de una tendencia alcista. Siguiendo el método Wyckoff podríamos llamarlos también rectángulos de acumulación. Sería igual de correcto.

Este tipo de rectángulos indican que se están acumulando posiciones de compra. Los inversores mejor informados están comprando grandes paquetes de acciones. Sin embargo, aún existe entre los inversores cierta incertidumbre sobre si el valor subirá o bajará.

Suelen durar desde varios meses hasta algunos años. Cuando rompen al alza, suelen hacerlo con fuerza. Fuerza, representada por un hueco de ruptura que atraviesa la resistencia que pasa a ser soporte. Ver hueco de ruptura

  • Rectángulos de continuación

Los rectángulos de continuación suelen darse a mitad de tendencia.  Esto es, son descansos de la tendencia principal ya establecida. Se pueden dar tanto en tendencias alcistas como en tendencias bajistas.

Este tipo de rectángulos indican continuación de tendencia. Como bien sabemos un valor no sube de forma constante y sin límites. Si no que va haciendo máximos y mínimos sucesivos en forma de picos y valles.

Representan una de las señales de continuación de mayor fortaleza. Ya que, habitualmente, las correcciones o retrocesos suelen darse en dirección opuesta a la tendencia dominante. Y, en el caso de los rectángulos, se hace de forma lateral.

Su duración oscila entre días y semanas, pueden llegar a pocos meses, rara vez duran años.

  • Rectángulo de agotamiento

El rectángulo de agotamiento ocurre al final de una tendencia alcista. En la misma línea que al principio, siguiendo a Wyckoff podríamos definirlo también como rectángulo de distribución.

A la inversa que en los rectángulos de suelo, comienza a haber dudas sobre la continuidad de la tendencia. De nuevo, los inversores con mejor información comienzan a vender sus acciones y a deshacer sus posiciones. Sin embargo, la mayoría de inversores piensan que la tendencia continuará. Se caracterizan por un aumento de la volatilidad.

Tiene una duración parecida a los rectángulos de suelo. Desde varios meses hasta años.

Objetivo de un rectángulo

Dicho sea para terminar, el objetivo de movimiento de un rectángulo depende de su tamaño o dimensión. Si bien es verdad, que algunos analistas tratan de manera diferente los objetivos de los rectángulos teniendo en cuenta otros parámetros como el contexto en el que se encuentran o el tipo de activo en el que se forman, normalmente, se proyecta su altura tal que así:

Sin duda es una figura muy importante dentro del análisis técnico. En el day trading, es una figura que se da con mucha frecuencia. Por ello, los day traders o especuladores intradiarios suelen dominarla muy bien.