Es muy común que las materias primas sigan una relación inversa contra el valor del dólar. Esto quiere decir que cuando el dólar se aprecia los precios de los productos caen. En cambio, cuando el valor del dólar se debilita (frente a otras monedas importantes), los precios de los productos suben.

El valor del dólar tiene tanto impacto en los precios de los productos básicos por varias razones. La principal es que las materias primas cotizan (se intercambian) en dólares. Por lo tanto, cuando el valor del dólar cae, se necesitan más dólares para comprar los mismos productos básicos que antes.

Otra razón es que como los productos estadounidenses se comercializan en todo el mundo, los compradores extranjeros comprarán sus productos – maíz, soja, trigo, aceite, etc. – con dólares. Cuando el precio del dólar cae, los extranjeros tendrán más poder adquisitivo y por lo tanto, aumentarán la demanda de esos productos, lo que a su vez provocará una subida en los precios de los productos.

En el siguiente gráfico podemos ver cómo funciona esta relación inversa. La línea azul representa el precio del índice dólar, que es el valor del dólar frente a una cesta de monedas principales. La línea negra es el índice CRB, que se trata de índice de un grupo de productos diversificados. A medida que el dólar se mueve al alza, las materias primas descienden. Lo mismo ocurre en el caso contrario. No es una correlación perfecta, pero está bastante cerca.

DXH16 vs CRBQ

Para protegerse de la caída o subida de los precios se utilizan futuros financieros sobre índices, que se negocian como cualquier otro contrato de futuros.

Hay que tener en cuenta que además del precio del dólar otros factores influyen en el precio de las materias primas. El precio del dólar es simplemente un factor más. Por lo que también puede ocurrir que cuando el precio del dólar baje, los precios de las materias primas también, si otro factor está influyendo más que el factor dólar.