La remesa de dinero es el envío de dinero entre dos lugares geográficos distintos, aunque generalmente se suele asumir que esta denominación se refiere a los giros o envíos de dinero que un individuo emigrante efectúa a su país de origen y, más concretamente, a sus familias.

Es tipo de operaciones de envío de dinero experimentaron un gran crecimiento con la Revolución Industrial, aunque alcanzaron su gran auge a nivel mundial gracias al fenómeno de la globalización. Con el flujo de trabajadores entre países o continentes se hizo necesario que estos individuos realizasen remesas de dinero a sus familias, que normalmente permanecían en sus regiones de origen y en la mayoría de los casos contaban con esta como única fuente de ingresos, ya que el emigrante a menudo solía ser el padre o cabeza de familia.

El grueso de remesas que año tras años se producen a nivel internacional supone un importante flujo de dinero, especialmente en periodos de tiempo marcados por altos índices de fenómenos migratorios provocados por épocas de recesiones económicas, por ejemplo.

Por este hecho es lógico deducir que los países que generalmente reciben mayor cantidad de remesas son aquellos que cuenta con mayor volumen de población emigrante y trabajando en otros países. Es decir, normalmente hablaríamos de regiones con conflictos políticos, sociales o económicos que atraviesan situaciones difíciles y cuyos habitantes a menudo se ven obligados a buscar una ocupación fuera de sus fronteras. Por el contrario, los países que experimentan mayor volumen de envío de remesas suelen ser lugares de mayor prosperidad y creación de empleo, por lo general.

Hasta tal punto es importante la existencia de las remesas de dinero que se estima que este tipo de operaciones económicas son el segundo movimiento financiero más importante, tras la ayuda humanitaria internacional. Gracias a la existencia de remesas a nivel global el capital se mantiene en movimiento internacionalmente, convirtiéndose en una de las causas más comunes del traslado de dinero entre diferentes zonas del planeta.

Variables que afectan al envío de remesas

  • Tasas de cambio entre monedas
  • Los cargos e impuestos propios del país desde el que se realiza el envío
  • Costes propios o comisiones del servicio ofrecido por las compañías o instituciones que participan en la transferencia (bancos, agencias de correos u otras empresas privadas)

Por lo tanto, dependiendo de la legislación propia de los países involucrados en la operación la cantidad de la remesa podrá variar más o menos. Finalmente, la proliferación de la banca online en los últimos años ha hecho que esta sea cada vez una modalidad más frecuente en el envío de dinero a nivel internacional.