La renta personal disponible, es la renta con la que efectivamente cuentan los individuos para su consumo y ahorro.

La renta disponible es aquella parte de la renta que los individuos efectivamente pueden gastar o ahorrar. Se calcula restando de la renta obtenida todas aquellas partidas que no pueden ser utilizadas para los fines que el individuo estime conveniente. Entre estas partidas se encuentran: impuestos, cotizaciones a la seguridad social, etc. Al monto obtenido anteriormente se agregan las transferencias, que vienen a aumentar la renta disponible (por ejemplo: pensión de viudez, etc.).

Cálculo de la renta personal disponible

Para calcular la renta personal disponible el primer paso es calcular la Renta Nacional. Esta última se compone de la suma de las rentas percibidas por todos los factores de la producción nacionales. Lo anterior incluye: rentas del Trabajo (salarios), renta de la Tierra (alquiler) y Rentas del Capital (intereses y otros). A lo anterior se incluye la diferencia entre los impuestos sobre la producción e importación menos las subvenciones.

Luego, para obtener la renta nacional neta, restamos la depreciación. Finalmente, tenemos que agregar las rentas de los factores de producción nacionales que perciben rentas en el exterior y restamos las rentas de factores de producción extranjeros que perciben rentas en el país.

Una vez obtenida la renta nacional, pasamos a descontar todas las partidas que vienen a reducir la renta nacional obtenida:

  • Impuestos directos
  • Impuestos indirectos
  • Cotizaciones a la seguridad social
  • Beneficios no distribuidos por las empresas
  • Otros

Una vez obtenido este monto, se agregan las transferencias, que son pagos que reciben algunos individuos de parte del Estado, sin que exista contrapartida en algún servicio o entrega de bienes. Entre las transferencias más comunes encontramos:

Con esto, ya tenemos el valor la renta nacional disponible.

Importancia de concepto de renta nacional disponible

El concepto es relevante porque nos permite tener una idea clara de la capacidad de pago y ahorro de las personas. Con ello podemos crear modelos más acercados acerca de su comportamiento y reflejar de mejor forma los niveles de calidad de vida que enfrentan.