El renting es un contrato de alquiler de un bien mueble en el que una de las partes (el arrendador) se compromete a ceder dicho bien mueble a cambio de que la otra parte (el arrendatario) le pague una cuota periódica.

Se trata de un contrato de arrendamiento que tiene una serie de características particulares que le hacen diferenciarse del leasing o de otros contratos de alquiler. Ver diferencias entre renting y leasing.

Características del contrato de renting

Las principales características del renting son las siguientes:

  • Es un alquiler a largo plazo. El contrato suele tener una duración superior al año.
  • Alquiler de un bien mueble. Se entiende por bien mueble aquel bien que se puede trasladar fácilmente de un sitio a otro, manteniendo su integridad. Hay muchos tipos de bienes muebles: desde mobiliario hasta derechos de propiedad intelectual o los efectos de comercio. El bien mueble más habitual en los contratos de renting son los automóviles, aunque es posible formalizarlo sobre otros como los equipos informáticos. Esto quiere decir que no se puede formalizar un contrato de renting sobre un bien inmueble.
  • El arrendatario puede ser tanto una empresa como un particular. Es decir, quien alquila el bien mueble puede hacerlo con un fin profesional o con un fin personal. Esto es una importante diferencia de otro tipo de contratos exclusivos de empresas, como el leasing.
  • El arrendador puede ser una entidad financiera o una empresa especializada. Un particular, por ejemplo, no puede ser el arrendador o propietario del bien sobre el que se formaliza el renting.
  • El contrato de renting incluye una serie de servicios adicionales al propio alquiler del bien mueble. Por ejemplo, en el renting de automóvil, además del propio disfrute del automóvil, se incluyen otros servicios como el mantenimiento, reparación o el pago de los seguros.
  • En el renting no existe opción de compra al finalizar la vigencia del contrato, a diferencia de, por ejemplo, el leasing.

Arrendador y arrendatario pueden fijar condiciones particulares en el momento de la formalización del contrato. En cualquier caso, las características anteriores son comunes en todos los contratos de renting.

Principales ventajas del renting

Aunque existen varias ventajas, las principales son las siguientes:

  • Al igual que en todos los contratos de alquiler, no es necesario ni realizar un desembolso inicial ni endeudarse para usar el bien mueble.
  • En el renting, como hemos comentado anteriormente, se ofrecen una serie de servicios adicionales que mejoran el disfrute del bien por parte del arrendatario.
  • El arrendatario va a disfrutar de un bien nuevo y, por tanto, que ofrece las máximas prestaciones posibles. Una vez que el bien se desgasta o se amortiza, lo habitual es celebrar un nuevo contrato de renting y disfrutar del mismo bien, pero sin ese desgaste, ya que el arrendador le ofrecerá el mismo bien y en nuevas condiciones.

La principal desventaja del renting con respecto a otros regímenes de arrendamiento es su elevado coste, ya que la cuota periódica a pagar suele ser superior que en las demás modalidades.