Las restricciones verticales son acuerdos o prácticas concertadas que definen la relación entre dos o más empresas que se ubican en distintos niveles de la cadena de producción (usualmente entre productores y distribuidores). Por ejemplo, un acuerdo entre un productor de madera y un carpintero.

Las restricciones verticales generalmente se establecen a través de contratos que especifican la forma y condiciones en las que las partes pueden comprar, vender o revender determinados bienes o servicios.

Justificación económica para las restricciones verticales

La producción o venta de bienes y servicios requiere de la interacción de distintas empresas: proveedores de insumos con fabricantes, distribuidores con productores, etc. El objetivo de las restricciones es lograr una mejor coordinación entre las empresas, reducir los costes de transacción, garantizar el suministro, ofrecer servicios a los clientes, entre otros aspectos.

Ejemplos de restricciones verticales

  • Esquemas de pago: como por ejemplo, pagos por franquicias, descuentos por fidelidad, descuentos por cantidad o royalties, entre otros.
  • Fijación del precio de reventa: precio mínimo o máximo, sugerido o impuesto al revendedor.
  • Mínima cantidad: se fija una cantidad mínima que debe comprarse o venderse.
  • Distribución exclusiva: el distribuidor sólo trabaja con un proveedor o marca.
  • Territorios exclusivos: el distribuidor sólo opera en un determinado territorio sin otros competidores.
  • Compras atadas: el distribuidor está obligado a comprar un conjunto de productos del productor.

Problemas que pueden ser solucionados a través de restricciones verticales

  • Doble marginalización: cuando tanto el productor como el distribuidor tienen poder de mercado, ambos impondrán un margen lo que hará que el precio se encuentre por encima del óptimo. Las ventas se reducen demasiado debido al alto precio.
  • Falta de servicios a los clientes: debido a que los consumidores no están obligados a comprar al distribuidor que les entrega información u otros servicios, los distribuidores no tienen incentivos a ofrecerlos.
  • Free Rider: algunos distribuidores se aprovechan del esfuerzo de venta que realizan otros. Dejan que otros entreguen los servicios y ellos reducen los precios para quedarse con los clientes.
  • Aversión al riesgo: dejar todo el riesgo de la transacción a cargo del vendedor o distribuidor puede reducir sus incentivos a participar en un mercado.

Riesgos competitivos de las restricciones verticales

Algunas restricciones verticales pueden generar preocupación en las autoridades de competencia debido a que tienden a limitar la competencia. No obstante, el análisis debe hacerse caso a caso ya que, como hemos visto, las restricciones verticales generan eficiencias que deben ser comparadas con los potenciales riesgos competitivos.