El RSC de Mansfield es un indicador utilizado para hacer trading que refleja la comparativa de dos valores. Las siglas RSC hacen referencia a su nombre en inglés Relative Strength Comparative de Mansfield. Traducido al castellano sería algo así como Fuerza Relativa Comparada de Mansfield.

El RSC de Mansfield es un indicador que nos informa de la fortaleza o debilidad de las cotizaciones de unos activos frente a otros. A diferencia de la Fuerza Relativa Comparada normal, el RSC de Mansfield se calcula como la media de las últimas 52 semanas.

¿Cómo se calcula el RSC de Mansfield?

El RSC de Mansfield como indicador de fuerza relativa se calcula teniendo en cuenta tres componentes:

Ratio = Precio del activo base / Precio del activo con el que se pretende comparar

Valor medio = Suma de los últimos 52 ratios / 52 periodos (normalmente semanas)

Variación =  Valor medio (t) / Ratio (t-1)

Se hace una suma acumulada de las variaciones. Si la variación es positiva el indicador aumenta, si es negativa se reduce. Cuando está por encima de cero, el activo comparado crece más de media durante las últimas 52 semanas que el activo de referencia. De forma contraria, cuando está por debajo de cero, el activo comparado se comporta de peor manera de media durante las últimas 52 semanas que el activo de referencia. El valor absoluto del índice no es muy relevante. Lo verdaderamente relevante es si el indicador se encuentra por encima de cero por debajo de cero.

Activos comparados y activos comparables

Teóricamente se pueden comparar dos valores cualesquiera. No obstante, lo habitual, es comparar un activo con un índice de referencia. Ya sea un índice de referencia del mercado mundial o de su índice en concreto. Por ejemplo si queremos comparar cualquier sector o cualquier índice bursátil, lo normal es compararlo contra el S&P500. El Standard and Poor’s es el índice bursátil de referencia a nivel mundial. Ahora bien, en el caso de que nos interese comparar una compañía con su sector de actividad concreto tendremos que compararlo con ese índice.

Ibex 35 vs Standard & Poors 500

Como se puede ver en el gráfico anterior, el Ibex 35 solo ha sido de media un valor más fuerte que el S&P500 entre e 27 de febrero de 2017 y el 21 de agosto de 2017. El resto de fechas ha sido siempre inferior. ¿Cómo se interpreta en términos bursátiles este indicador? Si está por encima de cero, diremos que es más probable que suba más cuando el mercado en general sube y que es más probable que caiga menos cuando el mercado desciende.

Repsol vs Subsector de productores de gas y petróleo

En el gráfico anterior se puede ver claramente como a partir del 2 de mayo de 2016, salvo dos meses de duda, Repsol sube en bolsa, de media, más que su subsector. Es decir, se cotización sube más cuando las empresas que se dedican a lo mismo suben, y cae menos cuando las empresas de su sector caen.

Utilidad del RSC de Mansfield

La principal utilidad de este indicador es buscar aquellos valores más fuertes para invertir en ellos. Uno de los dogmas bursátiles para algunos sistemas de trading es el de: “Compra siempre fortaleza, nunca debilidad”. O lo que es lo mismo compra aquellos valores que suben más, no aquellos que suben poco o bajan más que la media del mercado.

Muchos inversores noveles creen que si una compañía baja es una oportunidad puesto que está “más barata”. Nada más lejos de la realidad. El término barato o caro depende de muchos factores. Que una compañía esté barata poco o nada tiene que ver con el comportamiento en bolsa.

Tanto es así que una compañía que baje muchísimo puede estar cara, y una compañía que suba sin parar durante un año puede estar barata. Warren Buffett, al que muchos consideran el mejor inversor de la historia, siempre dice que el precio es lo que pagas y valor es lo que recibes. Si pagas un millón de euros por una obra de arte que está valorada en dos millones, has comprado barato. El valor de una empresa en bolsa es un término muy subjetivo que según el analista depende de unos u otros factores.